Fútbol Nacional

A cinco años de la despedida del Pin Plata

La nostalgia está a flor de piel para los seguidores de Municipal. Hace cinco años que ya no pueden disfrutar de aquel jugador que dejaba el alma en el terreno de juego y que era garantía de gol. Juan Carlos Plata vestía la camiseta de su Club con orgullo y acompañaba una sincera sonrisa con cada festejo después de anotar.

Por Jeniffer Gómez

Juan Carlos Plata, en su partido de despedida en el Mateo Flores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Juan Carlos Plata, en su partido de despedida en el Mateo Flores. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

El exfutbolista de 45 años anotó 411 goles y es el máximo referente de Municipal en su historia y fue una tarde del 9 de enero del 2011 cuando disputó su partido de despedida en el estadio Mateo Flores, que estuvo colmado de aficionados que vivieron un juego de sentimientos encontrados.

En homenaje al Pin, Tododeportes te comparte la nota publicada después del partido de despedida del artillero.

¡HASTA SIEMPRE PIN!

El capítulo final de dos décadas de exitosa carrera, en la que más de 400 goles lo convirtieron en una auténtica leyenda, fue escrito ayer en la tarde por Juan Carlos Plata, quien en el estadio Mateo Flores vistió por última vez de corto, en el partido de su despedida como jugador profesional.

El marcador del encuentro fue lo de menos para una jornada de fiesta y alegría para el Pin, quien fue acompañado por más de 18 mil seguidores en el recinto que vibró con gran cantidad de sus anotaciones jugando para Municipal —único club que defendió durante su trayectoria— y para la Selección de Guatemala.

Sobre el césped, más de 40 jugadores que vistieron o visten hoy la camisola roja coincidieron con el atacante para celebrar, durante 90 minutos, su despedida.

Acompañado de Patricia, su esposa, sus hijos, Juan Carlos, Juan de Marco y la pequeña Ivanna Patricia, el ahora ex jugador vivió una tarde llena de emociones, en la cual fue aplaudido desde el momento en que pisó el césped, casi una hora antes del pitazo inicial, hasta el momento en que bajó de la tarima en el círculo central, en la cual le rindieron varios homenajes, que incluyeron el retiro del número 15, que vistió en su uniforme, desde su llegada a las categorías inferiores del club.

En el choque, Municipal —inició con 11 jugadores que participaron de la conquista del pentacampeonato de Liga entre el 2004 y el 2006, que luego jugó con sus actuales integrantes y terminó con un equipo de juveniles, reforzado por Juan Carlos hijo y Juan de Marco— superó 5-1 a las denominadas Estrellas de Plata, cuadro conformado por varios amigos y ex compañeros.

En el palco, otros invitados especiales como Mariano Aguirre, el entrenador que descubrió a Plata cuando era un niño, y Rubén Amorín, el que lo hizo debutar en la liga mayor, también fueron testigos de su despedida.

  • “Solo cabe un enorme agradecimiento para todos aquellos que me acompañaron en esta carrera de tantas alegrías y satisfacciones”, Juan Carlos Plata.

El último festejo

Después de más de 500 partidos con los ediles, con los que conquistó 14 títulos —entre Liga, Copa y la Uncaf— y 80 con la bicolor, en los cuales festejó 411 tantos con los que se convirtió en el máximo romperredes de la historia del país, a Plata le quedaba nada más despedirse frente a la afición que le siguió desde su debut, en 1990, enviando la pelota a las redes.

El Pin convirtió en la segunda mitad, al minuto 53, el parcial 2-0, en el arco del lado de la general norte —el mismo en el que en mayo del 2009 se le vio anotar dos veces contra Deportivo Petapa y superar las 400 anotaciones y en el que, en septiembre del 2004, marcó un doblete a Costa Rica, que significó el triunfo 2-1 de Guatemala en la eliminatoria a la Copa Mundial, Alemania 2006—.

Mario Acevedo (30) y Juan José Castillo (68) anotaron también para los rojos; el argentino Cristian Chaparro (69) consiguió el descuento para el rival.

La alegría invadió a todos en el recinto, que luego acompañaron con una sonora ovación el momento en que abandonó el campo, al minuto 85, cuando cedió su lugar a sus dos pequeños hijos que marcaron entre ambos los tres tantos finales para Municipal.





El último recuerdo 

Publicado el 10 de enero del 2011

Como pocas veces se ha visto, con excepción de partidos de eliminatoria al Mundial o finales de los torneos de Liga Nacional, el estadio Mateo Flores tuvo un ingreso superior a los 18 mil aficionados con ocasión del juego que puso punto y final a la carrera como futbolista profesional de Juan Carlos Plata.

Familias completas vestidas con camisolas del número 15, niños que le vieron solamente en la etapa final de su carrera, adultos que le siguieron durante sus inicios y muchos otros con diferentes historias qué contar se reunieron en la tarde del domingo con el objetivo común de darle al jugador que admiran una emotiva despedida.

“Mi papá lo vio jugar en el Barrio San Antonio cuando era niño, y me trajo al estadio a verlo por primera vez cuando le metió dos goles a los cremas en un clásico”, expresó Diego Rossi, un aficionado que llegó cerca de las 14 horas a hacer la fila para ingresar a la instalación acompañado de sus hijos Christopher y Diana.

“Yo me acuerdo que estaba en el colegio cuando lo vi meter el gol a Brasil, nunca antes había gritado como ese día”, contó Reyna Pérez, quien llegó desde Antigua Guatemala junto a su esposo Rafael.

“El gol que más me gustó del Pin fue uno que le metió con la nuca al Alajuela, cuando jugó una Concacaf”, aseguró Carlos Orellana, quien afirmó haber visitado varias veces el restaurante propiedad de Plata y tomarse varias fotografías con él.

“No ha habido otro como Plata, es el más grande que ha tenido el futbol de Guatemala y difícilmente habrá otro que meta tantos goles”, consideró Roger Herrera, quien recordó el primer gol del jugador contra Comunicaciones, en la final del torneo de 1991-92.