Fútbol Nacional

Devoción inquebrantable por el pechoamarillo

Ser un seguidor de Guastatoya está en la sangre y viene desde la cuna, eso lo dejó claro la pequeña Sofía Monserrat.  

Por Carlos Vicente / Guatemala

La pequeña Sofía Monserrat posa en los brazos de Mario Vásquez. (Foto Prensa Libre: Francisco Sánchez)
La pequeña Sofía Monserrat posa en los brazos de Mario Vásquez. (Foto Prensa Libre: Francisco Sánchez)

María Odalis Sánchez, llegó a la puerta principal del estadio David Cordón Hichos a las 7.30 horas y esperó hasta que los jugadores del deportivo Guastatoya se aparecieran una hora más tarde. La Razón: presentarle a los futbolistas guastatoyanos que tienen una nueva seguirá de nombre Sofía Monserrat de apenas un mes de nacida.

Con un cinto amarillo en su cabeza y un diminuto uniforme de los pechoamarillo fue recibido por Mario Vásquez, jugador oriundo de la región y apreciado por los aficionados orientales. El grupo se unió y se tomó la foto que inmortalizó la relación de Sofía con el equipo amarillo.

“Queríamos tomarnos un par de fotos con los pechoamarillo ya que somos aficionadas al equipo y queremos que ella desde pequeña lo sea. Cuando sea grande le contaré que visitamos al equipo y que se fotografió con ellos”, señaló María.

La devoción por el quipo guastatoyano es grande en Sánchez y confianza que en casa estuvieron de acuerdo en llevar a la pequeña Sofía para que la conocieran los futbolistas del equipo finalista.

“Me siento con mucha emoción felicidad. Es un buen equipo y primero Dios que sean campeones. Le contaré a Sofía y tendré guardada su camisita para que nunca nos olvidemos de estos momentos tan especiales”, agregó la madre de Sofía.

El conjunto que dirige Amarini Villatoro juega este sábado la final de ida contra Municipal a las 19 horas en el estadio Doroteo Guamuch Flores.