Fútbol Nacional

El ángel que cuidará de la Bicolor

El pequeño guerrero, Diego Pérez Sosa regresó al cielo luego de perder una larga batalla contra la Leucemia, pero antes pudo cumplir su sueño de conocer a los jugadores de la Selección Nacional de Futbol.

Por Gloria Cabrera

Dieguito portó con mucha alegría la camisola firmada por Carlos Ruiz. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Dieguito portó con mucha alegría la camisola firmada por Carlos Ruiz. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Diego se encontraba internado en el Hospital Universitario de Monterrey donde recibió un trasplante de plaquetas el pasado 11 de julio.

El 23 de marzo de este año, Diego Pérez Sosa hizo realidad el sueño que siempre tuvo, al visitar el Proyecto Goal de la zona 15 capitalina, y compartir junto a los seleccionados cuando se preparaba para el duelo contra Estados Unidos en la eliminatoria a Rusia 2018.

Dieguito con apenas cinco años, acudió a la Bicolor para solicitar apoyo en la recaudación de fondos para su trasplante, y así poder estar sano para cumplir con las promesas que  le había hecho a su mami. Fue así como en el partido contra los estadounidenses en el estadio Doroteo Guamuch Flores se ubicaron alcancías para la recaudación de fondos.

Carlos Ruiz le otorgó en esa ocasión una camisola firmada, algo que llenó de mucha alegría al pequeño.

El lunes, el pequeño guerrero extendió sus alas al cielo, por complicaciones médicas. Dieguito podrá descansar dejando un legado de esperanza y fe,  porque pese a su enfermedad nunca perdió su buen ánimo y perseverancia.