Fútbol Nacional

Ministerio Publico exige auditoría de cuentas de la Fedefut

El Ministerio Público  (MP) requirió a la Contraloría General de Cuentas de Guatemala que realice una auditoría de la Federación Nacional Futbol (Fedefut) después de que su presidente, Brayan Jiménez Hernández, haya sido involucrado en el escándalo de corrupción en la FIFA.

Por Guatemala/ EFE

La Federación Nacional de Futbol deberá responder ante la Contraloría General de Cuentas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La Federación Nacional de Futbol deberá responder ante la Contraloría General de Cuentas. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El pasado 22 de septiembre, el MP ya requirió a la Contraloría que estudiase los fondos públicos de la Federación y diese a conocer los resultados “para emprender la investigación y persecución penal correspondiente”, en caso de que “existieran acciones constitutivas de delitos”, indicó la fiscalía en  una declaración oficial.

El pasado viernes, tras una reunión entre la Fiscal General, Thelma Aldana, y el Contralor General de Cuentas, Carlos Enrique Mencos, la Fiscalía solicitó un informe de resultados “para analizar y establecer la procedencia de las acciones oportunas en consonancia a los resultados de la fiscalización”.

La Fedefut ratificó la suspensión temporal de su presidente Jiménez, prófugo de la Justicia desde el pasado viernes, por su presunta participación en la red de corrupción en la Fifa.

Jiménez, reelegido en 2013 hasta el año 2017, está acusado, según la orden de captura en su contra, de los delitos de criminalidad organizada y lavado de dinero, por su supuesta participación en un nuevo caso de corrupción dentro de la Fifa.

Por este mismo caso también está acusado el magistrado suplente de la Corte de Constitucionalidad  (CC) de Guatemala y secretario general de la federación nacional de fútbol, Héctor Trujillo. quien fue detenido el pasado viernes en Estados Unidos.

Trujillo está sindicado de dispensar “justicia, mientras solicitaba sobornos y vendía su influencia dentro de la Fifa”.





Ambos mandatarios están suspendidos temporalmente de sus cargos hasta que se convoque una asamblea general extraordinaria, el próximo 22 de diciembre, y se adopte la decisión definitiva.

El ente deportivo decidió, de forma momentánea, que el hasta ahora vocal I, Milton Mendoza, asuma como presidente en funciones; Fernando Gómez, vocal II, funga como secretario general en funciones y Noé García seguirá como tesorero.

Según el informe del Departamento de Justicia de Estados Unidos, en marzo de 2010, Jiménez, en su cargo de presidente de la federación, aceptó junto a Trujillo, secretario general, y Salguero, uno de los tres representantes de la Concacaf en el comité Ejecutivo de la Fifa, un soborno por los contratos de televisión de los partidos de calificación para el Mundial de 2018.

En febrero de 2014, Jiménez y Trujillo negociaron con la misma empresa, Media World, un nuevo acuerdo por los derechos de televisión para la clasificación al mundial de Qatar 2022, por el cual ambos mandatarios recibirían un pago de US$200 mil.

Jiménez percibiría, según la investigación del Departamento de Justicia, otros US$200 mil adicionales.