Fútbol Nacional

Guastatoya golpea el corazón de los quetzaltecos

Guastatoya no se achicó esta tarde y lleno de determinación ridiculizó al flamante líder Xelajú MC, a quien goleó por 3-0 en el juego de ida, en una de las dos semifinales del Apertura 2015.

Por Edwin Fajardo

Los futbolistas de Guastatoya festejan la segunda anotación de Wilson Pineda (centro) contra Xelajú MC, en el duelo de ida de las semifinales del Apertura 2015. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza)
Los futbolistas de Guastatoya festejan la segunda anotación de Wilson Pineda (centro) contra Xelajú MC, en el duelo de ida de las semifinales del Apertura 2015. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza)

Con el director de su orquesta en la gramilla del estadio David Cordón Hichos, el paraguayo Víctor Solalinde (fracturado), el equipo del uruguayo Ariel Sena nunca desentonó contra unos chivos desconectados y extraviados, muy por debajo de las expectativas. La sexta luna de los quetzaltecos parece alejarse.

Los defensores del conjunto pechoamarillo fueron los encargados de dar la primera estocada al corazón altense, representativo que tendrá que apelar al amuleto de su fortín para darle la vuelta a la serie y clasificarse a la gran final. Los chivos ganaron sus once duelos como local en la clasificación del Apertura.

Tomás Castillo, al minuto 10, Wilson Pineda, al 68, y Nery Oliva, al 77, hicieron que el recinto guastatoyano explotara de algarabía, ante la desazón del conjunto rival.

El rostro de desilusión del técnico tico de los altenses, Hernán Evaristo Medford, fue la imagen que resumió el accionar de los visitantes.

Sin su acostumbrada seguridad defensiva y dinámico mediocampo, el conjunto de Medford nunca le encontró la vuelta al juego de esta tarde. Guastatoya lo superó en todas las zonas.

Festín amarillo

Apenas transcurría el minuto 10 cuando Tomás Castillo, de cabeza, decretó el parcial 1-0.  Xelajú MC nunca intentó despertar, muy contrario al accionar de los locales que siguieron con su propuesta ofensiva, pese a su desgaste físico en la serie contra Suchitepéquez.

Para el segundo tiempo los pechoamarillo terminarían de finiquitar a su favor el destino del primer capítulo de la serie semifinal.

Wilson Pineda, al 68, con un tremendo fogonazo lejano de derecha y Nery Oliva, con un remate dentro del área, convirtieron a Guastatoya en el David que tumbó a Goliat.