Fútbol Nacional

La metamorfosis de Guerra: de indocumentado a jugador rojo

El rostro del delantero guatemalteco Edi Danilo Guerra ha ganado un nuevo brillo. Haber sido contratado por Municipal es un factor que lo llena de orgullo y felicidad.

Por Edwin Fajardo

Edi Danilo Guerra (d) domina el esférico en el entreno que Municipal desarrolló esta mañana en el estadio Manuel Felipe Carrera (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)
Edi Danilo Guerra (d) domina el esférico en el entreno que Municipal desarrolló esta mañana en el estadio Manuel Felipe Carrera (Foto Prensa Libre: Edwin Fajardo)

“El reto es muy grande, pero uno como futbolista siempre sueña que hay que estar entre los grandes para ser grandes”, señala, alegre, el ariete que en la temporada pasada vistió la camisola de Guastatoya.

“Muchos de mis amigos me cuestionaron de porqué había escogido a Municipal. Siento que es el momento justo para hacer bien las cosas en un equipo grande. Es hora de demostrar de que estamos hechos”, añade, desafiante, el exjugador de Universidad.

Los momentos angustiosos que experimentó el oriundo de Santa Ana, Petén, cuando estuvo de indocumentado en Estados Unidos han quedado en el pasado para quien agrega que formar parte de Municipal no es una recompensa.

“Cuando estaba en la especial de San Benito, Petén, mi familia tenía muchos problemas y decidí viajar a Estados Unidos. En el segundo intento logré ingresar a ese país. Estuve un año y medio, pero siempre supe que ser futbolista era mi prioridad y por eso regresé”,

  • señaló Edi Danilo Guerra.

“No siento que sea una recompensa. Siempre hemos trabajado para alcanzar todos los sueños. El esfuerzo ha sido grande”, adhiere Guerra, quien no tiene ningún problema en afirmar que en dos ocasiones intentó emigrar a Estados Unidos.

“Cuando estaba en la especial de San Benito, Petén, mi familia tenía muchos problemas y decidí viajar a Estados Unidos. En el segundo intento logré ingresar a ese país. Estuve un año y medio, pero siempre supe que ser futbolista era mi prioridad y por eso regresé”, explica el delantero.

Haber trabajado en Estados Unidos de limpiar piscinas y de lavar platos le dejó una gran experiencia al ariete que buscará con Municipal seguir rompiendo las redes.

“Aprendí a valorar a la familia, la vida, los amigos, y lo que puedes tener y lograr”, refiere el tres veces goleador de la Primera División con Sayaxché y Carchá.

“Soy un tipo aguerrido que siempre deja todo en la cancha y que busca la forma de anotar. El gol siempre me ha acompañado”, sentencia el delantero que en la última campaña celebró en 18 ocasiones.