Fútbol Nacional

Los pecados que dejaron fuera a Antigua GFC

Antigua GFC no podrá retener el título, después de 22 jornadas desabridas queda en deuda con su afición.

Por C. Ventura y J. Gómez / Quetzaltenango

Los rostros de desolación de los jugadores de Antigua GFC, después de ser humillados por Xelajú MC en el Mario Camposeco, y de quedar eliminados de la fase final.(Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Los rostros de desolación de los jugadores de Antigua GFC, después de ser humillados por Xelajú MC en el Mario Camposeco, y de quedar eliminados de la fase final.(Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

Cuando se esperaba un equipo compacto en el medio campo, una defensa de acero y una delantera indomable, con una plantilla de lujo, Antigua GFC no ofreció más que un futbol soso, que lo dejó en el penúltimo lugar, cuando el objetivo era lograr el bicampeonato.

El fracaso fue rotundo. El equipo colonial pecó, ante más de 22 mil fieles aficionados que se acercaron al Pensativo —en 11 jornadas— para disfrutar de lo que en teoría iba a ser el mediocampo más temido del Clausura 2017.

La principal deuda del equipo panzaverde fue la alianza entre Manfred Russell —tres juegos no fue titular— y José Manuel Contreras, que nunca se concretó. El costarricense, que un torneo atrás había sido el capitán y artífice de un equipo demoledor, en ningún momento lució cómodo con el excrema.





A pesar de la muy evidente nula complicidad en el terreno de juego, para brindarle al equipo la creatividad necesaria y la generación de peligro para el rival, Mauricio Tapia los mantuvo inamovibles.

El técnico argentino no buscó las variantes suficientes para que esa línea de su esquema funcionara de manera apropiada.

En Solitario

El artillero mexicano Agustín Herrera no tuvo en Jairo Arreola el apoyo que le dio en el Apertura 2016  Fabián Castillo; a pesar de eso, fue el goleador del torneo, aunque a su equipo no le bastó.

El mexicano marcó 14 dianas, una más que el certamen anterior, pero el Patrullero colaboró únicamente con tres dianas, cuando en el anterior certamen Castillo sentenció en nueve ocasiones.

Alejandro Galindo también bajó su cuota de goles, de cuatro a no festejar ninguna diana en el Clausura 2017; Enrique Miranda —determinante para el título en el Apertura— pasó de marcar seis a dos.

En conjunto con el pobre trabajo defensivo, Antigua GFC también terminó siendo el equipo más goleado después de 22 fechas, con 30 tantos encajados.

El peor en casa

La escuadra colonial quedó con los números en rojo, cuando jugó en casa. Fue el peor equipo  local. Perdió tres partidos y empató cinco; solo pudo ganar tres veces. Sumó 14 puntos de 33 posibles.

Con ese peso, de ofrecer una versión acorde a los jugadores de renombre en su armado, Antigua GFC se terminó de desquebrajar en el Mario Camposeco (6-1) frente a Xelajú MC y sacó a relucir todas sus debilidades en un partido en el que terminó siendo una sombra de lo que un día fue el campeón.