Fútbol Nacional

Machaín transforma la presión en motivación con Municipal para el Apertura 2017

Aún con la alegría que le  dejó al plantel haber conquistado el ansiado título 30, el técnico de Municipal, Gustavo Machaín se muestra comprometido para afrontar un nuevo reto  en el torneo Apertura 2017 y, aunque la presión siempre estará presente, se enfocará en transformarla en motivación.

Por Gloria Cabrera

Gustavo Machaín, técnico de Municipal, conversó con Tododeportes. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza)
Gustavo Machaín, técnico de Municipal, conversó con Tododeportes. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza)

Luego de casi siete años de trabajar con el club escarlata en las diferentes categorías, y más desde que asumió el mando del equipo  mayor, Machaín afirma que  trabajar en Municipal siempre genera presión, pero es algo que se entiende  al momento de aceptar los cargos, pues se trabaja con un plantel grande, que su principal objetivo, es  ganar.

“Todos los semestres que hemos armado al equipo, lo hemos hecho con el mismo propósito: lograr el campeonato, es a lo que estamos acostumbrados en Municipal. Eso no es una presión, eso viene implícito desde que se elige tomar las riendas del club.  Lo que si hablamos siempre es transformar esa presión en motivación, porque estamos en un equipo que nos va a exigir, pero a su vez si las cosas salen bien nos va a valorar, eso es lo fundamental”, manifestó el técnico uruguayo.

El haber conquistado un título luego de cinco años de sequía es algo que le dio tranquilidad tanto a Machaín como al plantel,  y para ellos se ganó de  manera justa porque el equipo hizo bien la cosas durante ambos torneos, pero también les genera una mayor responsabilidad  y compromiso para mantenerse en la racha ganadora.

“Para todos  los que vivimos y queremos a Municipal, la “30” era algo pendiente. A la alegría que significa ganar el campeonato se le suma el quitarse la presión de haber conseguido algo que por tanto tiempo se hizo esquivo.

Evidentemente a partir de este logro, el equipo encontró la estabilidad emocional”, expuso Machaín.

Gustavo Machaín y Mauricio Tapia conversan después de un juego amistoso en El Trébol. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza)
Gustavo Machaín y Mauricio Tapia conversan después de un juego amistoso en El Trébol. (Foto Prensa Libre: Norvin Mendoza)

Aprendizaje

Para el técnico rojo lo  mejor que le dejó  ganar el Clausura 2017 fue poder observar la respuesta del grupo en cada una de las etapas que se vivió durante el torneo anterior.

El cetro del Apertura 2016 se les escapó en los penaltis frente a Antigua GFC, eso les hizo valorar mucho más cada juego de la siguiente competencia y, aunque tuvieron un torneo similar, las cosas fueron diferentes en cuanto al rendimiento mostrado y la forma de jugar del equipo. Machaín insiste que el compromiso debe ser mayor.

“En lo personal valoré muchísimo el segundo puesto del torneo anterior, porque más allá de que el título se nos escapó en los penaltis, la respuesta futbolística que tuvo el equipo fue muy buena. Es difícil analizar después de que uno pierde una final, pero fueron más las cosas positivas que las negativas. Nosotros creemos en el grupo de trabajo.  Lo que nos hizo sentir bien, es que como cuerpo técnico y grupo humano alcanzamos un objetivo tan importante y necesario para Municipal”, analizó el estratega.

Bien armados

El uruguayo reveló que para armar el plantel del torneo Apertura se tomaron en cuenta algunas variantes para buscar el título nuevamente.

El primero fue analizar lo que les faltó en el semestre, y observaron a los jugadores que se podían agregar con características que les permitan cubrir las carencias mostradas.

Lo segundo fue el cambio de plazas en el armado de plantel. En este caso puso el ejemplo en  el cambio de un contención  por un delantero, pues con el regreso de Sergio Trujillo será el volante que  necesita el equipo.

El tercer punto, pero no menos  importante, es  fomentar la llegada al plantel mayor de jóvenes que van sobresaliendo en las categorías juveniles.  Machaín dijo que se  tiene  el compromiso de  avanzar en su desarrollo.

“Ganar la 30 evidentemente te hace fuerte y a nivel de cómo te ven los rivales, se ha generado un respeto al grupo. El equipo se ha mantenido en un 80 por ciento y los refuerzos  vienen a un puesto que nos van a dar lo que necesitábamos.

Creo que hemos armado un plantel fuerte, competitivo, maduro, pero con mucha juventud y esa mezcla es la que este año va a estar a cargo de sacar adelante los objetivos que, obviamente, son como los del año pasado, estar lo más arriba posible en el torneo  y pelear por llegar a la  final”.