Fútbol Nacional

Marilyn Rivera y Waleska Castañeda, el toque rosa en la cancha

“Trabaja en lo que te gusta y nunca tendrás que trabajar”, fue  uno de los consejos del pensador chino Confucio, y es de lo que el futbol femenino ha sobrevivido desde su concepción.

Por Marcela Morales

Marilyn Rivera y Waleska Castañeda posaron para TodoDeportes en el Proyecto Goal. (Foto Prensa Libre: Jeniffer Gómez)
Marilyn Rivera y Waleska Castañeda posaron para TodoDeportes en el Proyecto Goal. (Foto Prensa Libre: Jeniffer Gómez)

Aunque fue pensado por hombres, el mundo ha evolucionado  y las mujeres han demostrado la capacidad en cualquier aspecto de la vida  y el futbol no es la excepción.

En Guatemala el desarrollo y la incursión a este deporte ha sido un proceso lento. Pese de tener ya varios años,  las futbolistas aún deben lidiar con el machismo y uno que otro momento de discriminación por haber preferido un balón y no la cocina.

Actualmente el futbol femenino atraviesa por un punto de división, que ha generado que existan dos ligas para que los equipos de tradición y las chicas  puedan  mantenerse en el deporte.

El futbol nacional por naturaleza en nuestro país es complejo, y para las mujeres es el doble; combinarlo con estudios o trabajo y sin que llegue a ser del todo profesional.

Marilyn Rivera

  • Tiene 23 años,  nació el 19 de febrero de 1992.
  • Su puesto es mediocampista.
  • Su primer equipo fue Menedy
  • Junto al futbol también practicó Karate.

“Es muy complicado, no todas tienen la oportunidad de poder ir a entrenar todos los días o no tienen el dinero para hacerlo”, cuenta Marilyn Rivera, seleccionada nacional y anotadora del gol que le aseguró a Guatemala el pase al Preolímpico de Estados Unidos 2016.

Por amor al balón

Para las futbolistas, el  jugar cada fin de semana o ser convocadas a Selección no les representa ganar un centavo, ellas lo hacen porque les gusta y tienen el talento.

“Tenemos que dividir el trabajo y estudios,  y a veces no todas pueden hacer eso. Necesitamos mucho apoyo”, comenta Waleska Castañeda, —conocida más como Cubo— y quien suma ya varios años como seleccionada nacional.

Y así como  toman la decisión de jugar, deben ser ellas quienes también consigan sus implementos deportivos, pues no tienen ningún patrocinio privado o de la Federación de Futbol que les respalde.

“No contamos con implementos, ni vestimenta porque nos toca devolver todo. Muchos países en la región han mejorado en eso, solo nosotros no”, describe Rivera.

En Centroamérica los países ya maquilan uniformes para mujeres; sin embargo, acá eso no sucede.“Nosotras usamos los uniformes que de la Sub 17, Sub 20, no podemos quejarnos. Ah... y nos encantaría usar el nuevo, pero no sabemos  si podremos”, comentaron ambas futbolistas.

Botan muros

El nivel femenino  ha  ido encontrando una brecha,  ahora cuentan con cuatro jugadoras legionarias en donde destaca la delantera Ana Lucía Martínez, quien milita en España y  las hermanas  Coralia y María Amanda Monterroso, quienes juegan en Estados Unidos.

“Es bueno que ellas puedan salir, porque eso les da otro roce y hace que su juego sea mejor, y así puedan ayudar en la Selección”, expresa Rivera.

“Para ellas es bueno que salgan, pero también necesitamos fogueos para nosotras con selecciones internacionales”, explica la seleccionada nacional.

Lejos de casa

La historia de Waleska Castañeda en el futbol no ha sido fácil. Desde pequeña decidió dedicarse al deporte y así se fue alejando de su hogar.

Waleska Castañeda

  • Tiene 23 años, nació el 8 de abril de 1992
  • Su primer  equipo fue la selección de Quetzaltenango para los Juegos Codicader.
  • Practicó también baloncesto y futbol cuando era más pequeña.

“Mi familia ha sido deportista y desde mi mamá hasta mis hermanos. Nos hemos dedicado al deporte desde que recuerdo y para ellos no fue tan difícil de aceptar”, expresó Cubo.

La defensa, quien es originaria de Coatepeque, decidió estudiar y jugar en Quetzaltenango por lo que desde ahí empezó su camino lejos de su familia.

“En el colegio tenía beca y jugaba futbol y baloncesto, pero fue en unos Juegos Codicader que tuve que decidirme por uno de esos y fue cuando me quedé jugando el primero”, recuerda.

Ahora años después, Cubo vive en la Ciudad en donde divide su tiempo entre la  Universidad y el futbol. “Lo que el futbol te da no lo da nadie, ni nada”, confiesa la defensa.

Para ella su llegada a la Selección fue un proceso largo, que se dio tras seis meses de un intento fallido en la primera convocatoria que le fue extendida.

Herencia familiar

Para Marilyn Rivera,  el futbol ha sido algo que comenzó desde su padre —Óscar Rivera—, quien  comenzó a guiarla con sus primeros balones.

“Él tenía equipos de futbol antes, y yo siempre me iba con él al campo y desde ahí empezaba a jugar con niños”, recuerda Marilyn.

A los 12 años la mediocampista se separó de jugar con hombres y ya lo comenzó a hacer con mujeres. “Ingresé a Menedy con el equipo de mujeres y  luego se formó  Unifut y es ahí donde he estado hasta la fecha”, describe Rivera.

Su amor al futbol le mostró que quería dedicarle una parte importante de su vida y fue ahí cuando se dio cuenta que no podía estar lejos de un balón.

“Me duele no jugar cuando estoy lesionada y  eso que no recibo nada a cambio”, cuenta Rivera.

La mediocampista ha disfrutado de jugar futbol junto a sus hermanos y su padre. Josué, el más pequeño, es uno de sus mayores fans. “Sufre más que yo, a veces el grupo lo ha visto llorando de felicidad y me apoya siempre. Es algo que me motiva”, comenta.

Piden apoyo

El camino ha sido complicado, pero a pesar de eso las jugadoras  no se desmotivan, pero sí piden un poco más de atención.

“La última vez que Brayan Jiménez se acercó a hablarnos creo que fue hace como seis años”, recuerdan, y  confiesan que a veces no se les da “el valor que merecen”.

Dos palabras que definirían lo que las chicas solicitan a la Federación Nacional: “Apoyo e importancia”.