Fútbol Nacional

Sopegno cierra un ciclo con más altibajos que regocijos con la Bicolor

El 2015 ha pasado a ser parte de la ominosa historia que siempre lleva en sus hombros la tan cuestionada Azul y Blanco.

Por Edwin Fajardo

Iván Franco Sopegno exigió al máximo a los jugadores de la Bicolor durante los entrenamientos en el Proyecto Goal. (Foto Prensa Libre: Jesús Cuque)
Iván Franco Sopegno exigió al máximo a los jugadores de la Bicolor durante los entrenamientos en el Proyecto Goal. (Foto Prensa Libre: Jesús Cuque)

Será en marzo próximo —duelos contra Estados Unidos— cuando regrese a la acción el conjunto que dirige el argentino Iván Franco Sopegno, quien se despide del año con un porcentaje de efectividad del 29.17 por ciento, muy por debajo al que cosechó el año pasado (71.43).

El balance de los 16 desafíos que afrontó la Bicolor en el año se resume en apenas tres victorias, cinco empates y ocho descalabros. Encajó 22 dianas y solo anotó 12 tantos.

Aunque en el último juego del año cumplió con su papel de protagonista, al derrotar por un claro 0-4 a la débil San Vicente y las Granadinas, la victoria no pudo disolver el sabor amargo que dejó la dolorosa derrota de local, ante Trinidad y Tobago, por 1-2, en el juego que marcó el debut en la cuarta ronda clasificatoria de la Concacaf al Mundial de Rusia 2018.

“Fuimos justos vencedores ante San Vicente. Los analizamos y sintieron el impacto del juego con Estados Unidos”, Sopegno.

Sus tres primeras caídas del año en los amistosos ante Canadá (1-0), México (3-0) y Uruguay (5-1), antecedidas del empate con El Salvador (0-0), fue el preludio de cómo acabaría el año para Iván Sopegno.

Últimos en Copa Oro —tan solo obtuvo un punto—, pases sufridos en la segunda y tercera fases de la Concacaf, frente a Bermudas (global 1-0) y Antigua y Barbuda (2-1), respectivamente, fue lo que continuó para el equipo que dirige el sudamericano.

Antes de afrontar su cierre de temporada, en octubre, los nacionales empataron con Honduras (1-1), de visita, y frente a El Salvador (1-1).

En el 2014, los números le favorecieron más al timonel rosarino. Tuvo cinco victorias y dos derrotas en los siete juegos que disputó. También obtuvo el subcampeonato de la Copa Centroamericana.