08/07/13 - 11:58

El mítico e imponente estadio Maracaná de Brasil

En 1950, Brasil perdió la final del Mundial contra Uruguay. Hoy, el histórico escenario está listo para la fiesta del futbol que se disputará en el 2014 en donde espera brillar.

REDACCIóN DEPORTES Guatemala

En 1950, Brasil perdió la final del Mundial contra Uruguay. Hoy, el histórico escenario está listo para la fiesta del futbol que se disputará en el 2014 en donde espera brillar.

El estadio Mario Filho, de Río de Janeiro, más conocido como Maracaná, deberá estar perfecto y  lucir sus mejores galas para el partido más importante del Mundial 2014: la final del 13 de julio, y será hasta ese momento cuando los organizadores podrán decir “misión cumplida”.

Estar en el mítico escenario va más allá de las innumerables historias de partidos y eventos musicales que se han disfrutado en el estadio más emblemático de Brasil.

Fue construido en 1950, también para albergar la Copa Mundial de esa época, y 63 años más tarde es objeto de una remodelación que comenzó en agosto del 2010 y que supera los US$400 millones en inversión, algo que para los brasileños es absurdo, por los problemas económicos que afronta el país, y por eso se han dado las constantes protestas, acompañadas por   otros malestares, como el aumento al transporte público y asistencia médica.

Además, esa reconstrucción molestó a los  seguidores más nostálgicos, ya que hubo muchos cambios, comparados con el escenario de 1950.

Los dos antiguos pisos de gradas ovaladas cedieron su lugar a una tribuna continua más cercana al césped.

En la cobertura se han instalado placas solares fotovoltaicas que generarán 400 kilovatios por hora y que alimentarán en parte el sistema de iluminación de bajo consumo, compuesto por 396 reflectores de dos mil vatios, con 23 mil 500 bombillas led.

Los espectadores tendrán a su disposición 60 bares, 231 sanitarios, 78 altavoces, 360 cámaras de seguridad, cuatro pantallas gigantes de 98 metros cuadrados y aire acondicionado, en una zona de 36 mil metros cuadrados, incluidos los 110 palcos VIP.

El césped es nuevo, del tipo “bermuda celebration”, resistente a cambios de temperatura. Fue cultivado desde   octubre último, en un vivero de la ciudad de Saquarema, y trasladado a Río en 360 piezas de 18 metros de largo.

Lea la nota completa en la revista Tododeportes


Deja tu comentario