29/01/13 - 11:09

Busquemos las soluciones a los problemas del futbol nacional

La débil estructura del futbol guatemalteco se ve reflejada constantemente a nivel internacional en resultados pobres de selecciones y clubes. En otras palabras, el deporte más popular del país tropieza constantemente con la misma piedra.

HUGO CASTILLO Opinión

La débil estructura del futbol guatemalteco se ve reflejada constantemente a nivel internacional en resultados pobres de selecciones y clubes. En otras palabras, el deporte más popular del país tropieza constantemente con la misma piedra.

Sin embargo, son pocos los que se refieren a los verdaderos problemas, que cada día son más complejos, porque casi nadie ha intentado resolverlos.

La última actuación en la Copa Uncaf desató una catarsis colectiva, ya que no se le pudo ganar a Nicaragua y Belice, dos selecciones que hasta hace algunos años eran consideradas inferiores, y con todo y un técnico que cobró una verdadera fortuna durante su etapa como seleccionador, el papel fue mediocre.

Buena parte de la prensa deportiva pide las cabezas de los federativos, otros desean fusilar a los jugadores, y son escasos los que aseguran que el actual modelo dejó de ser efectivo, y que para pensar en un mejor futuro se hace necesaria una revolución.

Una columna no alcanza para hablar de esto, pero los martes que tenga oportunidad de compartir con nuestros lectores intentaré abordar temas relacionados con esa fallida estructura.

El 2013 es clave porque se llevarán a cabo las elecciones para Comité Ejecutivo de la Fedefutbol, y quienes resulten electos enfrentarán un reto mayúsculo, sobre todo si deciden enfrentar al monstruo de mil cabezas que frena el desarrollo del deporte.

Lograr que todos los actores involucrados en el futbol nacional caminen en una misma dirección, dejar a un lado la excesiva dependencia de los extranjeros, obligar a los clubes a que produzcan jugadores y no solo trabajen para echarse los tragos el día que ganan un campeonato local, o lograr que deje de ser el deporte de los mecenas, para convertirse en un modelo para el resto de países del área, son solo algunos de los temas para las siguientes columnas.

Buscar culpables es muy fácil, pero dar soluciones es otra cosa, pero como sea, no podemos quedarnos callados y lo que toca a la prensa deportiva es denunciar y proponer, además, usar el sentido común, que es lo que falta en el deporte nacional.


Deja tu comentario