13/11/12 - 07:12

Héctor Patarroyo gran referente en el ciclismo guatemalteco

Héctor Julio Patarroyo, quien dejó historia en el ciclismo nacional con el equipo Café Quetzal en los tres años que radicó en el país, está en Guatemala luego de una ausencia de 16 años.

CARLOS MORALES CHACóN Guatemala

CIUDAD DE GUATEMALA - Héctor Julio Patarroyo, quien dejó historia en el ciclismo nacional con el equipo Café Quetzal en los tres años que radicó en el país, está en Guatemala luego de una ausencia de 16 años.

Patarroyo Forero, ahora de 54 años, que logró la corona de campeón de la Vuelta Ciclística a Guatemala de 1985, está en el país con la intención de arreglar la papelería de su hijo del mismo nombre, quien nació hace 25 años en este país.

El colombiano empezó su camino en Guatemala en 1983, cuando recibió la invitación de la dirigencia de Café Quetzal por medio del ciclista César del Cid Valdez.

La intención de contratarlo fue para que contribuyera a superar el ritmo de carrera de los pedalistas de ese equipo.

“Fue un bonito proceso. Al principio no podían mantener mi paso, pero después de un año se empezó a ver la evolución, especialmente del recordado Edín Roberto Nova”, comentó ayer Patarroyo en el velódromo de la zona 13.

Producto de esa superación fue el triunfo del orgullo de Monjas, Jalapa, en 1984.

“En ese año Edín ganó la Vuelta a Guatemala. Fue producto del esfuerzo de todos los integrantes del equipo, que mostraron sus avances”, agregó.

Héctor Julio siempre fue competitivo. “No quería que los del equipo me ganaran y ellos trataron de hacerlo. Fue una combinación perfecta en la superación del ciclismo”, argumentó.

“Estoy sumamente agradecido con Guatemala por su gente y patrocinadores, porque me trataron de la mejor manera. Además, eso me ayudó a pasar al plano profesional que me llevó a correr en España durante siete años”, recordó.

“Como todo cambio, me costó un poco la adaptación a un país diferente, como sus costumbres y comida. A todo me adapté, pero lo que más me encanta son los rellenitos y el atol de elote, que a mi hijo también le fascinaron”, añadió.

En la actualidad, Héctor Julio se dedica al transporte en Bogotá. Comentó que tuvo un lapso en blanco sin saber nada del ciclismo durante 17 años. “Fue hace dos cuando volví, porque mi hijo empezó con la bicicleta”, aseguró.

“A los 25 años no es tarde para iniciarse en el ciclismo, porque yo también comencé tarde y considero que la mejor edad de un corredor está entre los 27 y 35 años. En ese lapso logré mis mejores resultados”, puntualizó.


Deja tu comentario