09/08/13 - 07:31

Jeremías Saloj toma la Plaza Roja

La Catedral de San Basilio, en la Plaza Roja de Moscú, fue el escenario ideal para que Jeremías Saloj, el maratonista guatemalteco que competirá en el Mundial de Atletismo, conversara con Tododeportes de Prensa Libre sobre el reto más trascendental de su carrera.

POR ROMEO RIOS Moscú

“Llegamos de madrugada, pero estoy contento porque esta visita a la Plaza Roja me tiene feliz. Nos faltan nueve días para competir y hay que aclimatarse y adaptarse a la comida y al sistema de entrenamientos”, expresó Jeremías.

El atleta originario de Patzún, Chimaltenango, añadió que los entrenamientos bajaron de intensidad en los últimos días y ahora está listo para enfrentar uno de los retos más grandes de su vida.

“Quiero hacer un buen papel, sé que es difícil porque vienen los mejores del mundo, pero sueño con mejorar mi tiempo y entrar entre los primeros puestos”, aseguró Saloj.

aventurero

Conocer la Plaza Roja era uno de los sueños de Saloj, quien ayer en la madrugada arribó a Rusia junto a su entrenador Carlos Trejo. Con pocas horas de descanso, el atleta llegó con la firme intención de conocer la capital rusa que lo albergará durante los próximos días.

El maratonista observó detenidamente la Catedral y en varias ocasiones contó las cúpulas que forman la construcción para apreciar y disfrutar de cada detalle.

“Estoy muy emocionado, la Plaza Roja es muy bonita”, expuso Saloj, frente el edificio que más atrae a los turistas en la ciudad.

ANÉCDOTA

La organización del mundial no ofrece transporte al centro de la ciudad, pero la ilusión por conocer más de la cultura moscovita hizo que Jeremías utilizara el metro para llegar al corazón de Moscú y conocer la construcción más emblemática de los rusos.

El reloj marcó las 13 horas y era momento de regresar al hotel de concentración, ubicado a 20 minutos de la Plaza Roja.

En el retorno, Saloj y su entrenador recordaron anécdotas de viajes, como lo que les sucedió en el 2011, cuando participaron en el Maratón de Róterdam, Holanda.

El equipo que dirigía Trejo tomó el metro que los llevaría de Ámsterdam a Róterdam, y el cual está situado a una hora, pero Saloj tuvo un retraso de cinco segundos y cuando quiso ingresar al vagón, las puertas se cerraron y el tren emprendió su marcha.

“Perdí el tren y mis compañeros se fueron para Róterdam”, recordó con una sonrisa Jeremías, quien contó que le fue difícil comunicarse con los empleados del metro por el idioma. “Tuve que bajarme una estación más adelante y regresar a buscarlo, luego de una hora nunca lo encontré”, afirmó Trejo.

Saloj esperó el siguiente tren a Róterdam y alcanzó a sus compañeros, en un día que recuerda con gracia el maratonista. “Ese día sí estuvo duro”, afirmó.

Y mientras se acerca el momento de la competencia, Saloj se muestra calmado y confía en su preparación, porque sabe que el día de la prueba llegará y solo es cuestión de dejar el alma en las calles de Moscú para alcanzar sus metas y representar a Guatemala de la mejor manera.


Deja tu comentario