13/03/13 - 07:38

Eduardo Castillo lleva a cabo el salto perfecto

Una jornada de gloria vivió ayer el jinete guatemalteco Eduardo Castillo en el club ecuestre La Caraña, ya que demostró toda su experiencia y, cuando los costarricenses ya se sentían ganadores de la presea áurea, montó impecablemente para ganar la medalla de oro en la prueba de salto —velocidad—.

POR ENVIADOS ESPECIALES COSTA RICA

SAN JOSÉ. - Una jornada de gloria vivió ayer el jinete guatemalteco Eduardo Castillo en el club ecuestre La Caraña, ya que demostró toda su experiencia y, cuando los costarricenses ya se sentían ganadores de la presea áurea, montó impecablemente para ganar la medalla de oro en la prueba de salto —velocidad—.

Guatemala tenía la proyección de ganar más de una medalla en la primera jornada de salto; sin embargo, conforme avanzaron los jinetes todo cambió.

A falta de pocos competidores para que finalizara la ronda, los ticos Juan de Dios Álvarez y Federico Arias se ubicaban en el primero y el segundo lugares, respectivamente, pero faltaba uno de los favoritos al triunfo: el guatemalteco Eduardo Castillo, quien montó a Waltaire Palo Blanco y ratificó con su intervención ser el mejor jinete de salto del área.

Castillo reconoció: “Cuando salí, Costa Rica nos tenía contra las cuerdas. Debía hacer un buen tiempo y no botar ningún obstáculo para ganar”, y así fue.

Desde los primeros segundos de su intervención, Castillo tomó con buen ritmo la pista a una altura de 1.30 metros.

Parecía que flotaba entre obstáculo y obstáculo. Waltaire Palo Blanco lució tranquilo, a pesar del intenso calor que se alternaba con el viento.

Conforme avanzaba el tiempo y la parte final de la pista se aproximaba, los nervios crecieron no solo en el jinete, sino también entre el público guatemalteco y costarricense; unos porque acariciaban la medalla de oro para su país y otros porque se les escapaba.

Cuando Castillo saltó la última barrera todo se consumó. Cronometró un tiempo de 77.53 segundos y cero obstáculos derribados, y con ello ningún segundo de penalización —cada obstáculo derribado se le suma cuatro segundos al tiempo conseguido por el jinete—, con lo cual se colgaba la medalla de oro.

El tico Álvarez cronometró 74.61 segundos, pero botó un obstáculo, y así ese tiempo se convirtió en 78.61, relegándolo a la plata y Arias obtuvo el bronce —78.20—.


Deja tu comentario