Diputados de Huehuetenango aparecen solo en campaña, critican pobladores

Vecinos y organizaciones sociales señalan que de los representantes de Huehuetenango en el Congreso de la República  lo único que se recibe son los efectos de los salarios, dietas, beneficios y privilegios, que representan más pobreza y condiciones de vida precarias, pues no se ven mejoras en la red vial ni se reduce la desnutrición.

Por Mike Castillo

Archivado en:

Ciudades Huehuetenango
Un cartel a la orilla de la ruta Interamericana en Huehuetenango reclama la inacción de los diputados en favor del departamento. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Un cartel a la orilla de la ruta Interamericana en Huehuetenango reclama la inacción de los diputados en favor del departamento. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

César Amílcar Hernández, vecino, afirma que los diputados aparecerán el próximo año porque empezarán a hacer  campaña, por ahora es imposible localizarlos porque muchos solo ganan y se instalan en la capital con todo y familia, “sin ningún cargo de conciencia en lo más mínimo, y se olvidan de las necesidades de su gente”.

Añade que el diputado debe ser un representante del pueblo; sin embargo, solo aparece para elecciones y el departamento carece tiene muchas carencias, y padece flagelos como la desnutrición y carreteras abandonadas.

César Amílcar Hernández, vecino

“El próximo año, de ser posible, hasta en nuestra mesa van querer estar, porque no dudamos de que  buscarán seguir en el poder”.

Agrega que  Huehuetenengo incluso ha servido de trampolín a personas de otras regiones del país para llegar al Congreso como  Emmylene Mazariegos, Luis Chávez,  Héctor Loaiza y otros.

Irrelevante

Para Francisco Rocael Mateo Morales, del Consejo de Pueblos de Occidente (CPO), del papel de los diputados no hay nada relevante. No se involucran en procesos que tengan importancia nacional, por ejemplo, las reformas constitucionales o la Ley Electoral y de Partidos Políticos; por el contrario, salen a luz pública por escándalos de corrupción y tráfico de influencias.

Siguen los mismos que por años han estado ahí y los nuevos son familiares de quienes fueron señalados en el pasado, critican.    

Amanda Gutiérrez, vecina, señala a los funcionarios de tener doble personalidad. Por un lado, cuando necesitan del voto son amigos de todos, dan abrazos y atenciones de todo tipo para quedar bien; por otro lado, una vez en el puesto, se transforman en personas arrogantes, a quienes no se les puede hablar o acercarse.

El diputado Rubén Martínez atiende a vecinos en su casa de San Sebastían Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
El diputado Rubén Martínez atiende a vecinos en su casa de San Sebastían Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Destaca que  cuando hay inauguraciones donde ellos no han tenido influencia se aparecen para la foto.  “Es vergonzoso tener 10 diputados y que lo único que hagan es aprovecharse de las necesidades del pueblo, porque mientras más pobres somos más ganancias obtienen ellos”, manifestó.

Érick Samayoa,  piloto, comenta que por su trabajo debe viajar todos los días a Quetzaltenango. Antes de salir se arma de paciencia y se encomienda a Dios  para que lo libre de un accidente, por los baches en la carretera, o que por estos deben bajar la velocidad, con lo que se exponen a ser asaltados.

César Amílcar Hernández, vecino

“El próximo año, de ser posible, hasta en nuestra mesa van querer estar, porque no dudamos de que  buscarán seguir en el poder”.

"Por uno pagamos todos"

El diputado Joel Rubén Martínez, del oficialista FCN (Frente de Convergencia Nacional),  explica que en su caso, durante este receso no se trata de vacaciones, sino que se suspenden las reuniones para que ellos  trabajen solicitudes de comités y organizaciones, y trasladarlas a instituciones para que sean atendidas.

Se queja de que ahora,  por el cambio de leyes, no pueden llegar directamente para que las instituciones ejecuten proyectos; sin embargo, trasladan los expedientes para proyectos de agua, tubería o materiales, pues a la gente lo que le interesa son  las obras.

Respecto de la apreciación y las quejas de los huehuetecos, afirma: “Por unos pagamos todos. Nos tenemos que cuidar por nuestra integridad. Muchos tienen mala opinión de nosotros”.