Fútbol Nacional

Rafael Salguero afirma que el futbol recibió un golpe fuerte

Rafael Salguero apenas ha logrado recuperarse del día convulsivo que vivió en Zúrich, Suiza, el 28 de mayo recién pasado, cuando detuvieron a seis integrantes de la cúpula de la Fifa, y ayer, en la tranquilidad de su oficina ubicada en la zona 4, recibió otro golpe. Su amigo y compañero en la dirigencia del futbol mundial, Joseph Blatter, anunciaba su renuncia el máximo ente del futbol mundial.

Por Claudia Castro y Eddy Recinos

Rafael Salguero conversó con TodoDeportes en su oficina, respecto del escándalo de corrupción que ha sacudido la cúpula de la Fifa y de las lecciones que deberá aprender el futbol mundial. (Foto Prensa Libre: Eddy Recinos)
Rafael Salguero conversó con TodoDeportes en su oficina, respecto del escándalo de corrupción que ha sacudido la cúpula de la Fifa y de las lecciones que deberá aprender el futbol mundial. (Foto Prensa Libre: Eddy Recinos)

“Será posible, no puede ser...”, se preguntaba el guatemalteco, mientras caminaba en la pequeña oficina del octavo nivel. “¿Pero qué habrá pasado?”, repetía Salguero. Minutos después se comunicaba con uno de los allegados a Blatter, que le confirmaba la noticia. Su compañero durante 40 años daba un paso al costado. La presión de Estados Unidos pesó y fue así como cuatro días después de su reelección dejaba el cargo.

El 28 de mayo

Salguero ya había anunciado que entregaría el cargo de vicepresidente y su lugar sería ocupado por el costarricense Eduardo Li —también implicado—, pero ese día que será recordado en el mundo entero todo lo cambió. A las 5.30 horas, el guatemalteco ya sabía la noticia por una llamada de su hijo Luis Fernando. Horas más tarde recibía una notificación de que debía presentarse a la fiscalía de Suiza para comparecer y declarar lo que sabía sobre la designación del Mundial de Rusia 2018 y Qatar 2022.

  • “Me preguntaron muchas cosas, que si sabía de sobornos o de arreglos de partidos. Dije lo que sabía porque nunca conocí detalles, ni me dijeron ni me ofrecieron nada”.

Ese mismo día, a las 14 horas, se presentó con la fiscal Lucie Wellig, quien le hizo 177 preguntas, las que le llevaron más de seis horas para responder. Salguero estuvo acompañado de dos abogados de la Fifa.

“Me preguntaron muchas cosas, que si yo sabía de sobornos o de arreglos de partidos. Dije lo que sabía, porque nunca conocí detalles, ni me dijeron ni me ofrecieron nada; además, todos sabían que yo apoyaba la candidatura de Estados Unidos”, reconoció Salguero, quien tiene claro que su futuro en la Fifa está en el limbo por todo lo que ha sucedido en los últimos días.

La Concacaf

El guatemalteco explicó que todo lo que ha pasado ha sido un golpe muy duro para el futbol. “Hay que dar pasos firmes para tener credibilidad de nuevo”, refirió Salguero, quien apoya las acciones de Estados Unidos, pues asegura es una gran lección para todos. “Me siento feliz porque yo estoy limpio, pero triste por el futbol”, afirmó.

De acuerdo con Salguero, el mayor problema en el deporte es que los políticos se quieren meter. “Los políticos no tienen que meterse en el futbol, y el deporte no tiene por qué solucionar problemas políticos”, aseguró.

En estos días, la Concacaf deberá analizar cómo se organizarán de nuevo, así como en la Fifa, para determinar qué posición ocupará, pues las investigaciones continúan y hasta que se realicen las nuevas elecciones, por la ausencia de Li, continuaría como uno de los vicepresidentes del ente mundial.

“Me siento orgulloso de estar fuera de todo lo negativo. Quiero seguir trabajando para el futbol”, señaló.



El dirigente  guatemalteco declaró el 28 de mayo último ante la fiscalía, durante más de seis horas. De acuerdo a Salguero, con esta carta él queda desligado de los casos de soborno para la elección de las sedes de los mundiales de  Rusia 2018 y Qatar 2022.
El dirigente guatemalteco declaró el 28 de mayo último ante la fiscalía, durante más de seis horas. De acuerdo a Salguero, con esta carta él queda desligado de los casos de soborno para la elección de las sedes de los mundiales de Rusia 2018 y Qatar 2022.