Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

16/04/13 - 00:00 Economía

ALERTA FISCAL Y LEGAL

La importancia del Derecho y la semántica

En el quehacer diario el profesional del derecho combina sus conocimientos jurídicos con la semántica, con la finalidad de redactar, interpretar y aplicar de una manera coordinada e integrada las leyes en sus diferentes ramas. El estudio de la semántica, la gramática y ortografía se ha convertido cada día más en una necesidad fundamental, dado que la mayor parte de las veces, por falta de técnica legislativa u otras razones, se hace imperativo recurrir a esta ciencia con el propósito específico de escudriñar la finalidad y objetivo de las leyes.

POR DR. EDGAR MENDOZA

De conformidad con el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), se entiende por derecho en la acepción correspondiente: “Conjunto de principios y normas, expresivos de una idea de justicia y de orden, que regulan las relaciones humanas en toda sociedad y cuya observancia puede ser impuesta de manera coactiva”.

De la definición de derecho se aprecia que el mundo jurídico está compuesto por principios y normas que expresan ideas, las cuales están compuestas por palabras, signos y puntuaciones que, combinados, forman oraciones y estas, a su vez, párrafos. De acuerdo con el DRAE, se entiende por semántica: “Estudio del significado de los signos lingüísticos y de sus combinaciones, desde un punto de vista sincrónico o diacrónico”. Entendiéndose por signo lingüísticos: “Unidad mínima de la oración, constituida por un significante y un significado”; por oración: “Palabra o conjunto de palabras con que se expresa un sentido gramatical completo”. Cuando hablamos de signo desde el punto de vista jurídico, es importante resaltar la importancia que también tiene la semiología que estudia específicamente los signos que interpretamos y aplicamos en nuestro quehacer profesional.

Se debe tener presente la trascendencia que tiene en el estudio jurídico la relación estrecha entre el texto y contexto de una norma, con la finalidad de darle el sentido diametralmente justo y razonable. Dentro de la clasificación de gramática que hace la Real Academia Española, que interesa al derecho, es la gramática normativa, que se entiende por: “Gramática que define los usos correctos de una lengua mediante preceptos”. Conforme el DRAE entendemos por ortografía: “Conjunto de normas que regulan la escritura de una lengua”.

En ese mismo orden de ideas, los signos de puntuación que cotidianamente analizamos en la formulación de documentos, estudios, análisis, interpretación y aplicación de normas jurídicas sobresalen los siguientes: a) El punto (.); b) Dos puntos (:); c) Punto y aparte; d) Punto y coma (;); e) Punto y seguido; f) Puntos suspensivos (...); y, g) Acentos.

De conformidad con el Pequeño Larousse Ilustrado, en la acepción correspondiente, las partes de la oración, según las diversas funciones gramaticales que desempeñan, son: 1) Sustantivo o nombre: Palabra que designa a un ser u objeto; 2) Adjetivo: Palabra que se agrega al sustantivo para designar una cualidad o determinar o limitar la extensión del mismo; 3) Pronombre: Palabra que hace las veces del nombre; 4) Artículo: Es una parte variable de la oración que se antepone al nombre para determinarlo; 5) Verbo: Parte de la oración que expresa una acción o un estado bajo una forma variable; 6) Adverbio: Parte de la oración que modifica la significación del verbo, del adjetivo o de otro adverbio; 7) Preposición: Parte invariable de la oración que une palabras denotando la relación que entre sí tienen; 8) Conjunción: Palabra invariable que sirve para ligar las palabras o las proposiciones; 9) Interjección: Parte de la oración que comprende las exclamaciones con que se expresan los movimientos del ánimo; y, 10) Conjugación: Modo de conjugar un verbo. Ahora veamos brevemente la comparación de la estructura de la oración gramatical y la norma jurídica, de donde la oración se conforma fundamentalmente por: Sujeto y Predicado (S+P), que de conformidad con el DRAE el sujeto es el asunto o materia que se habla o escribe y predicado el segmento del discurso que, junto con el sujeto, constituye una oración gramatical.

Por su lado, la estructura lógica de una norma jurídica es la siguiente: Supuesto jurídico y consecuencia jurídica (SJ+CJ), de donde el supuesto jurídico es la hipótesis formulada por la ley que puede o no realizarse y la consecuencia es el resultado lógico de la realización del supuesto jurídico. Tomen nota que en la estructura típica de la oración es condición necesaria la existencia del sujeto y predicado; y, en la norma jurídica siempre hay un supuesto jurídico y su consecuencia jurídica. Sin duda la semántica, la gramática y la ortografía deben ser nuestros mejores aliados en este mundo jurídico. Me despido con la frase del día: “La ciencia más útil es aquella cuyo fruto es el más comunicable”, Leonardo Da Vinci.

Herramientas

Encuesta

votar ver resultados >

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.