Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

04/06/13 - 00:00 Economía

Alerta fiscal y legal

Contrato en participación y su tributación

El contrato en participación (C. en P.) es un vehículo jurídico de gran utilidad que permite agrupar a más de dos personas individuales o jurídicas, para llevar a cabo actividades mercantiles, con la finalidad de no crear una persona jurídica y mantener por separado sus propias actividades.

DR. EDGAR MENDOZA

Este contrato se asemeja al contrato denominado joint venture, que es usado en el derecho anglosajón y que reconoce la sección 15 de la NIIF para PYMES, denominado Inversiones en Negocios Conjuntos. De acuerdo con el artículo 861 del Código de Comercio (C. de C.), con ocasión de un C. en P. un comerciante que se denomina gestor se obliga a compartir con una o varias personas llamadas participantes —sean o no comerciantes—, que le aporten bienes o servicios, las utilidades o pérdidas que resulten de una o varias operaciones de su empresa o del giro total de la misma. Agrega el artículo 862 del C. de C. que el C. en P. no está sujeto a formalidad alguna, ni a registro, que no da nacimiento a una persona jurídica y que por consiguiente no podrá utilizarse razón o denominación social. Sin embargo, en el caso de que se aporten bienes inmuebles o bienes muebles registrables, será necesario su inscripción en el registro correspondiente.

Un aspecto importante es que el gestor obra en nombre propio, por lo tanto, no se puede vincular jurídicamente a los terceros con los participantes, conforme el artículo 863 del C. de C., por lo que solo crea derechos y obligaciones entre el participante y el gestor. De acuerdo con el artículo 864 del C. de C. la fórmula para la distribución de utilidades o pérdidas que correspondan a cada participante se hará de acuerdo con el artículo 33 del C. de C., y que las pérdidas que correspondan a los participantes no podrán ser superiores al valor de su aportación, salvo pacto en contrario. En situaciones no previstas en el C. en P. se aplicarán las reglas sobre información, derecho de intervención de los socios que no sean administradores, rendición de cuentas y disolución que sean aplicables a la sociedad colectiva, al amparo del artículo 865 del C. de C. Conviene subrayar que por no ser una persona jurídica no proceda la disolución, sino más bien aplican otras formas normales o anormales de terminación del contrato, según sea el caso.

En el evento que una persona extranjera sea un participante en un C. en P. deberá dársele el mismo trato que una persona guatemalteca, al amparo del artículo 3 de la Ley de Inversión Extranjera, decreto No. 9-98 del Congreso. En este caso, el inversionista extranjero no califica como establecimiento permanente, toda vez que el C. en P. por mandato del Código Tributario es un ente tributario típico cuyo responsable es el gestor.

En el ámbito tributario, las rentas generadas por un C. en P. deberán ser sometidas a la categoría de rentas del artículo 2 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, contenido en el Libro I de la Ley de Actualización Tributaria (LAT). El C. en P. está regulado en el artículo 22 del Código Tributario, decreto 6-91 del Congreso y sus reformas, al reconocerlo como un ente económico generador de obligaciones tributarias, subrayando como responsables del cumplimiento de las obligaciones tributarias, tanto formales como materiales, al gestor, que en el caso sea persona jurídica será responsable el representante legal. El C. en P. por ser un ente tributario debe inscribirse ante la Administración Tributaria, obteniendo su propio número de identificación tributaria (NIT), así como llevar libros de contabilidad y otros que requieren las leyes especiales, de forma separada a la contabilidad del gestor.

La contabilidad puede ser llevada en cuentas específicas y de orden del gestor; o bien, directamente en los libros del C. en P., utilizando en ambas modalidades cuentas puentes entre la contabilidad del gestor y la contabilidad del C. en P. para su fácil contabilización, comprensión, revisión y fiscalización. Por ser un contrato el C. en P., estamos frente a la figura de utilidad, que de acuerdo con el artículo 4, numeral 3), literal a) de la LAT, establece que son rentas de capital las siguientes: los dividendos, utilidades, beneficios y cualesquiera otras rentas derivadas de la participación o tenencia de acciones en personas jurídicas, entes o patrimonios residentes en Guatemala.

En tal virtud, dichas utilidades cuando sean pagadas o puestas a disposición de los participantes o beneficiarios estarán afectas al 5% de impuesto sobre la renta, conforme el artículo 93 de la LAT. Por aparte, el C. en P. está sujeto a las reglas de ganancias o pérdidas de capital, conforme los artículos 83 y 84 de la LAT. Están cordialmente invitados al Seminario sobre el Reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, que será impartido por especialistas de la firma PwC de Guatemala, donde se analizará a profundidad dicha normativa, a realizarse el 12 de junio del 2013, llame hoy al PBX 24207876. Me despido con la frase del día: “No es sabio el que sabe dónde está el tesoro, sino el que trabaja y lo saca”. Francisco de Quevedo.

Herramientas

Encuesta

votar ver resultados >

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.