Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

Prensa Libre

29/12/12 - 00:00 Economía

Cómo agregarle valor a la casa al hacerle mejoras

La casa que usted compró hace algunos años puede ser que se esté quedando chica o requiera algunas mejoras o ampliaciones. Usted puede aumentar el valor de la casa al hacerle cambios en el interior o en el exterior.

Renovar la cocina y los baños, añadir clósets y otros espacios de almacenamiento, renovar el piso, reemplazar las ventanas antiguas o cambiar las puertas le agregarán valor a su casa. Estas mejoras también le harán vivir en una casa que resulte más placentera para su familia.

Mejoras más extensas tales como construirle una adición a la casa, agregar edificaciones externas o construir un garaje cuestan dinero y conllevan una cuidadosa planificación. La colonia, el condominio y la Municipalidad tendrán reglas respecto de los cambios en las propiedades. Cerciórese de que conoce las normas o reglas y que tiene la debida autorización necesarias para la obra.

Busque financiamiento para el proyecto. Tenga cuidado de no extender demasiado su capacidad financiera ni resultar víctima de entidades de crédito depredadoras. Debe trabajar con su entidad hipotecaria o con su banco para garantizar el costo. Tendrá que tomar decisiones prudentes. En algunos casos tendrá que renunciar a las necesidades cosméticas (pintar el exterior) en beneficio de las estructurales (reparar una filtración en el techo). Aprenda a trabajar con profesionales en reparación o mejoras.

Es muy importante encontrar al profesional idóneo para reparar o mejorar su propiedad. Usted la habrá pedido al propietario anterior una lista de los contratistas y profesionales que han trabajado en la propiedad. Cuando se mude, pregúntele a sus vecinos acerca de plomeros, electricistas, carpinteros y otros profesionales que ellos quisieran recomendarle. Pregúntele al personal de su ferretería local si pueden recomendarle a profesionales o contratistas respetables. Tenga una lista de contratistas o profesionales a mano de manera que pueda usarla en caso de emergencia o cuando esté dispuesto a comenzar un proyecto de reparación, ampliación o mejora.

Pídale al contratista que revise la propiedad y las obras que deba hacerse. Pídale también una lista de referencias y lugares donde usted pueda ver su trabajo. Pídale que le muestre su carné de colegiado. Cerciórese de que el contratista tenga un seguro de responsabilidad civil. El seguro debe cubrir lesiones personales y daño a la propiedad.

Háblele a más de un contratista acerca del trabajo. Los profesionales fiables le ofrecerán cálculos estimativos gratis. Pídales que le den la estimación por escrito, con fechas para comenzar y concluir la obra y una firme disposición de hacerlo. No firme ninguna propuesta o cálculos estimativos. Compare precios y sopese lo que cada profesional o contratista opinó sobre la obra. Vuelva a hablar con el contratista si tiene dudas o necesita más información.

Una vez que esté seguro de que quiere que el profesional haga la obra, conjuntamente deberá firmar un contrato. El contrato debe especificar lo más detallado posible la obra que ha de hacerse, el período de tiempo para la misma, el costo de todos los materiales y del trabajo y el plan de pago. Retenga por lo menos el 10% del pago hasta después de que el proyecto se termine y usted se sienta satisfecho con la obra.

Algunos proyectos deben garantizarse por lo que los profesionales harán un documento de garantía de la obra por un período de tiempo que sea razonable para el proyecto. Si el profesional instala un producto, cerciórese de obtener la garantía del fabricante del producto.

El profesional ha visto el trabajo de muchos contratistas. Si a usted le gusta el trabajo del profesional pregúntele acerca de otros contratistas y profesionales diferentes que él o ella recomiende. Por ejemplo, ¿conoce el carpintero a un buen electricista o a un buen plomero?

Guarde todos los documentos. Es una buena idea hacer copia de todos los documentos importantes y guardarlos con otros documentos relativos a su casa. Póngalos en una caja de archivo, en una carpeta o en un cartapacio de tres anillos.

Guarde los recibos de sus pagos de servicios públicos y de reparaciones a sus sistemas.

Guarde garantías y manuales de instrucciones de sus aparatos electrodomésticos y sus sistemas mecánicos, también los registros de todas las reparaciones y mejoras y las tarjetas de los profesionales, además de la información que necesitaría para hacer una reclamación de seguros o de garantía.

Finalmente guarde todos los registros y estados de cuenta que muestren que usted ha hecho los pagos.

¿Dudas?

MANUEL SALGUERO / CONSEJOS DEL CONSULTOR

Herramientas

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.