Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

24/11/12 - 00:00 Economía

Frenéticos salen en Viernes Negro

Millares de neoyorquinos partieron ayer a la caza de la mejor oferta en el Viernes Negro (Black Friday), el día que marca el inicio tradicional de la temporada festiva de compras de Navidad y que se vigila de cerca como un indicador importante para las ventas y los indicios de recuperación de la economía estadounidense.

NUEVA YORK

Las imágenes de televisión mostraron a compradores atravesando como locos las puertas de los comercios. Con la esperanza de arrasar con todo, desde productos electrónicos hasta ropa, algunos de los más competitivos perdían la calma y se enzarzaban en forcejeos sobre objetos o disputaban su lugar en la cola.

Desde las 23 horas locales del jueves, justo después de que se terminaran en muchos hogares el tradicional pavo degustado en la fiesta del Día de Acción de Gracias, decenas de personas hacían filas que se prolongaban varias cuadras delante de las tiendas de productos electrónicos Best Buy.

Historias

Phyllis Loges, de 52 años, esperaba la apertura de la tienda a medianoche desde hacía 4 horas: “Quiero comprar un home cinema con televisión y sistema de audio que anuncian por US$1 mil 500 en lugar de alrededor de los USS$3 mil 500” habituales, explicó.

Además de los cazadores de gangas estadounidenses, el Viernes Negro hace las delicias de los turistas de visita en el país.

Temprano en la mañana, Abdul Albudikhi, turista saudí de 22 años, salió de una tienda de ropa Hollister de la quinta avenida con los brazos llenos de bolsas. “Compré jeans, zapatos, regalos para mi novia, otro para mi padre, etc...”, expresó.

Albudikhi comenzó su épica jornada de compras a medianoche, con la apertura de las tiendas de grandes letreros comerciales y no ha dormido desde entonces: “bebí mucho café”, bromeó.

En Nueva York, el conocido gran almacén Macy’s era un destino para muchos. Su presidente ejecutivo, Terry Lundgren, estaba en el lugar cuando abrieron sus puertas en la medianoche.

“Juro que estuve ahí durante 18 o 20 minutos y las filas de tráfico entrante nunca se detuvieron”, declaró a la NBC. “Nunca cesó, por lo que la gente está definitivamente comprando, iniciando el día de compras del Black Friday”.

El Black Friday, viernes que sigue a la fiesta de Acción de Gracias, es uno de los puntos álgidos comerciales de la temporada en Estados Unidos.

Este Viernes Negro debe su nombre al hecho de que esta jornada es tan crucial que puede a menudo hacer que las cuentas en números rojos de los comerciantes vuelvan al negro, de nuevo en el territorio del balance comercial positivo.

Aunque el impacto del día en las hojas de balance está empezando a decaer, puesto que cada vez más tiendas tratan de captar a consumidores el jueves, incluso cuando eso significa que sus empleados deban adelantar la cena de Acción de Gracias.

Hace 10 años hubiera sido imposible encontrar un comercio abierto el jueves.


Más noticias de Economía

Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.