Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

05/04/13 - 00:00 Economía

IDEAS PARA UN NEGOCIO CON FUTURO

Cambiando el techo por el piso

Varios lectores preguntan sobre el título del libro Comunazgo y la mejor forma de explicarlo es con el título del artículo, mientras no logremos que los seguidores del líder se conviertan en líderes, será triste nuestro paso por esta experiencia, no se trata solo de influir o persuadir con ideas, se trata de movilizar, para ello el mejor legado es dar paso a otros, el líder tradicional siempre quiere estar adelante, ahora necesitamos que brinde ese espacio a otros y en ese momento, mis respetos, logró que el liderazgo fuera común a todos, ha roto un paradigma, el del liderazgo individual y egoísta que muchos llevamos dentro.

POR YESID BARRERA SANTOS

Las organizaciones requieren menos seguidores y más líderes, pero eso le cuesta a algunos líderes de hoy, líderes de ideas, inteligentes y convincentes de las mismas, pero poco movilizadores de acciones hacia otros y con ciertas creencias y desfases personales que afectan sus cualidades, llevándolos a un caos que inicia con cierto narcisismo, vanidad, elevado individualismo y, por supuesto, aislamiento para protegerse de sus propios seguidores.

Hoy estamos siguiendo un tipo de liderazgo histórico, no del que se requiere hoy, tenemos líderes que fijan techos, no quieren que sus seguidores sobrepasen su altura, ellos quieren ser los primeros, únicos e insuperables, y ese no es el juego del liderazgo que requerimos hoy, la función del líder de Comunazgo es brindar un piso estable, de acompañamiento, que brinde seguridad y luego desarrollar y brindar todas las oportunidades para que los seguidores mejoren lo hecho por ese líder transicional.

La verdadera misión del líder en la actualidad es convertir a sus seguidores en líderes, para ello debe abrir el techo, primero el de sus creencias y establecer un piso estable, que surge de la confianza y certeza en sus acciones para hacer que cada admirador o afiliado a sus ideas las pueda llevar a la práctica con su movilización de seguidor a líder. Esa es la tarea y el compromisos de los que nos creemos líderes y queremos una mejor familia, empresa, organización y/o sociedad, el cambio del paradigma de la individualidad en el liderazgo, por el de la colectividad para gestionar y transformar.

Datos de la investigación muestran que le 12% de la nómina se paga a supervisores y controladores y el 17% del tiempo se pierde esperando una respuesta del “jefe/líder” para que autorice qué hacer frente a un hecho del cual solo él o ella pueden resolver. Sume en su organización cuánto dinero está perdiendo por mantener ese paradigma en su estilo de gestión, y muy probablemente lo único que encontrará será una resta de utilidades y ganancias que no recibe por seguir con un estilo atrasado.

Elimine los techos, dele alas a sus colaboradores y fomente una organización antinarcisismo y aislamiento. Hasta la próxima.

Herramientas

Encuesta

votar ver resultados >

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.