Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

29/06/11 - 00:00 Economía

Ley de Extinción de Dominio

La Ley de Extinción de Dominio (LED), decreto 55-2010 del Congreso de la República de Guatemala, fue publicada en el Diario de Centro América del 29 de diciembre del 2010. Consta de 76 artículos y, según el mismo decreto, entrará en vigor a los seis meses de su publicación en el diario oficial, el 29 de junio del 2011.

La LED inicialmente en proyecto estaba dirigida contra las actividades del narcotráfico. En la etapa final de aprobación de la ley se agregó la defraudación aduanera y el contrabando aduanero.

La LED es la expropiación de bienes sin pagar compensación económica. Equivale a la extinción de la propiedad o dominio. Las expropiaciones en Guatemala se han hecho tanto sin pagar dicha compensación como pagándola. Esto último es lo que indica la Constitución Política vigente.

Rafael Landívar y los liberales

Una de las más famosas expropiaciones fue en la época colonial, cuando en 1767 por instrucción del rey de España, Carlos III, se expropiaron los bienes de la Compañía de Jesús en Guatemala, y simultáneamente se expulsaron a sus miembros, entre ellos Rafael Landívar. No se pagó compensación económica.

Después de la Independencia de Guatemala, en 1821, la siguiente expropiación se dio después de la guerra civil de 1827-1829, cuando el Estado de Guatemala, dirigido por el presidente Mariano Aycinena perdió la guerra civil contra Francisco Morazán, en la época de la Federación de Centroamérica. Se expropiaron los bienes de las órdenes religiosas y se expulsaron a religiosos de San Francisco, Santo Domingo y La Recolección. A los reos políticos se les expropió la tercera parte de sus bienes, además de expatriarlos a perpetuidad. No se pagó compensación económica.

El gobierno liberal de 1871, dirigido por Miguel García Granados y J. Rufino Barrios expropió las tierras comunales indígenas, y de nuevo expropió los bienes de todas las órdenes religiosas, expulsando a los miembros de las mismas, con excepción de las Hermanas de la Caridad. De nuevo, el objetivo principal era contra la comunidad religiosa de los padres de la Compañía de Jesús, a la que se le expropia la Hacienda de Las Nubes, en San José Pinula, y todos sus demás bienes. En Quetzaltenango incluía el edificio en donde actualmente se encuentra el Instituto Nacional de Varones (INVO). Se expropiaron las casas y bienes anexos de la Congregación de San Felipe Nery, la Comunidad de Santo Domingo, franciscanos y bethlemitas, conforme los decretos leyes de 1881-1884. No se pagó compensación económica.

Alemanes y Ubico

Con ocasión de la Segunda Guerra Mundial, Guatemala le declaró la guerra a Alemania. El presidente Jorge Ubico intervino y expropió fincas, beneficios, haciendas e ingenios propiedad de personas individuales y jurídicas de origen alemán, y expulso del país a las personas. No se pagó compensación económica, y más adelante esos bienes salieron a la venta por parte del gobierno.

El gobierno originado por la Revolución de Octubre de 1944, expropió los bienes de Ubico, así: Finca Santo Tomás en Escuintla; Finca San Agustín Las Minas, en Villa Canales; y casa familiar —actual Asociación de Periodistas de Guatemala (APG)— en la 14 calle, zona 1 de la capital. También expropió bienes de otros funcionarios públicos del gobierno de Ubico y de Federico Ponce, y expulsó del país a algunos de ellos. No se pagó compensación económica.

Reforma agraria y Árbenz

Durante la época del presidente Juan José Arévalo se emitió la Ley de Expropiaciones, en la cual la compensación económica se hacía tomando como valor de expropiación el monto declarado en el Registro de la Propiedad Inmueble.

El decreto 900, Ley de Reforma Agraria, promovido por el presidente Jacobo Árbenz, aplicó la Ley de Expropiaciones de Arévalo, para pagar las fincas agrícolas expropiadas conforme al valor declarado en el Registro de la Propiedad Inmueble. El caso más sonado fue el pleito con la United Fruit Company, que pedía Q18 millones por compensación económica, y el gobierno ofreció Q1 millón en bonos a 25 años plazo. La Reforma Agraria fracasó.

Por temor de los agraristas hacia Árbenz, no se expropió la finca El Cajón del presidente Árbenz, en Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla, con una extensión de 40 caballerías —equivalentes a dos mil 580 manzanas— o mil 800 hectáreas, que en la terminología de la época constituía un latifundio expropiable conforme el mencionado decreto 900. Un gobierno posterior, basado en una nueva legislación, la expropió. No se pagó compensación económica. En el 2011 el Gobierno de la República ofreció reconocimiento económico por ese hecho, sin especificar el monto. También se habían expropiado las joyas de la señora de Árbenz, las cuales fueron devueltas y en esta columna di mi opinión en el sentido que era correcta esa devolución.

POR JOSé MOLINA CALDERóN /

Herramientas

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.