Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

06/02/13 - 00:00 Economía

S&P enfrenta demanda civil

Washington DC.- El Departamento de Justicia de EE. UU. anunció ayer una demanda civil contra la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor’s (S&P) por otorgar altas valoraciones a productos financieros que involucraban un alto riesgo, en lo que considera que hubo un fraude de más de US$5 mil millones.

“Al inflar deliberadamente calificaciones de crédito para las CDO (obligaciones de deuda colateralizada), S&P confundió a los inversores, incluyendo a muchas instituciones financieras aseguradas por el Gobierno, provocando que perdieran millones de dólares”, dijo el fiscal general de EE. UU., Eric Holder.

En la demanda, presentada a última hora del lunes en un tribunal federal de Los Ángeles, California, se acusa a la agencia de ignorar los riesgos con el fin de ampliar su volumen de negocio con los bancos.

“Esta supuesta conducta es indignante y está en el centro de la crisis financiera (del 2008)”, indicó Holder.

S&P atribuyó“de manera errónea sus notas de crédito de títulos derivados de préstamos hipotecarios presentándolas como objetivas, independientes y carentes de conflictos de intereses”, cuando la agencia calificadora buscaba incrementar su parte de mercado con notas muy complacientes, detalla la demanda del Departamento de Justicia.

Reclaman compensación

El Departamento de Justicia reclama compensación por las “potenciales pérdidas” derivadas de los seguros con fondos federales a las instituciones financieras, que ha calculado en US$5 mil millones “en una valoración conservadora que puede cambiar a medida que evolucione el proceso judicial”, explicó el fiscal general adjunto Tony West.

“Documentos internos de S&P demuestran que —la agencia— manipuló y cambió sus modelos de calificación para ajustarse a las necesidades de negocio de la compañía”, aseguró West.

Desde el estallido de la burbuja financiera, varias agencias y organismos federales han investigado la actuación de las agencias de calificación para tratar de dilucidar si violaron la ley o fallaron a la hora de predecir la crisis inmobiliaria.

West evitó ayer hablar de posibles futuras demandas contra otras compañías, como Fitch Ratings o Moody’s, que hicieron trabajos similares.

La calificadora anunció el mismo lunes en un comunicado que las autoridades estadounidenses le informaron que sería objeto de una querella civil por mala evaluación de algunos productos financieros antes de la crisis del 2008, procedimiento que la firma considera “injusto”.

La firma prometió una vigorosa defensa, diciendo que el juicio que se avecina no tendrá“fundamento en los hechos o en lo jurídico”.


/

Herramientas

Tags

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.