Economía

Arévalo: Desafío será modernizar la banca

Impulsar cambios a las leyes relacionadas con la modernización del sistema financiero, velar por la liquidez de las entidades y evaluar los riesgos que garanticen la confianza de los ahorrantes, son los pilares que José Alejandro Arévalo implementará en la Dirección de la Superintendencia de Bancos.

Por POR URÍAS GAMARRO Y CARLOS ÁLVAREZ

CIUDAD DE GUATEMALA - Arévalo fue nombrado este miércoles por el presidente Otto Pérez Molina para ocupar el cargo, para un período de cuatro años que concluye el 30 de septiembre del 2018.

“Él cuenta con el perfil adecuado, es una persona que tiene visión de Estado, experiencia y conocimiento necesarios para poder sacar adelante la institución”, afirmó el mandatario.

La designación se anunció 36 días después de que se cumplió el plazo para hacer el cambio según lo establecido en la Ley de Supervisión Financiera, que debió hacerse el 1 de octubre recién pasado. José María Flores Tintí ocupó de manera interina la vacante.

Arévalo presentará hoy su renuncia como diputado independiente y será juramentado hasta que el Congreso acepte la dimisión. La SIB es la entidad que se encarga de supervisar el sistema financiero del país.

Prioridades

Luego de haber conocido su nombramiento, el superitendente electo expuso que pondrá énfasis en el cumplimiento de los componentes de Basilea III —mecanismos de supervisión financiera internacional—, que Guatemala deberá cumplir el 1 de enero del 2016. Además de promover la Ley de Microfinanzas, Factoraje, Leasing, entre otras iniciativas que están en el Legislativo. “El objetivo es cumplir con la ley para garantizar el ahorro nacional”, aseguró.

El superintendente asignado explicó que evaluará el desempeño de los intendentes y descartó cambios por el momento.

Al consultarle sobre algún compromiso por acercarse el año electoral, comentó que estará al margen de los vaivenes políticos. “Vamos con una postura de objetividad e independencia, y coraje de cumplir la ley para supervisar a los poderosos porque los ahorros del público depositante son más importantes que todos los intereses que puedan haber”, agregó.

En el tema de lavado de dinero, Arévalo manifestó que uno de sus ejes de trabajo será la prevención.

Buena decisión

Saulo De León, experto en temas bancarios, dijo que los desafíos de Arévalo serán dar las señales que generen estabilidad para los agentes económicos.

“Es una persona calificada, con trayectoria, y el nombramiento brinda tranquilidad al sistema porque se respetó la institucionalidad”, declaró.

Hermann Girón, presidente del Cacif, señaló que Arévalo deberá modernizar el acceso a la banca electrónica y digital, que es la tendencia a escala mundial.

Al 31 de agosto último, el sistema financiero tiene 15.4 millones de cuentas que suman Q140 mil millones, de las cuales el 70% son menores a los Q5 mil.

Curul

Regresa polémico diputado

Con su tradicional sombrero blanco, acompañado de una barba espesa, Pablo Manuel Duarte Sáenz de Tejada ha sido una figura polémica en el Congreso y aunque no logró entrar en las elecciones generales de 2011, la salida de José Alejandro Arévalo le abrió la puerta para regresar al hemiciclo.

Duarte es uno de los congresistas con mayor trayectoria. Empezó su carrera en el Congreso en 1995, con el Frente Republicano Guatemalteco (FRG), luego de la depuración que se hizo en ese organismo. Luego migró al Partido de Avanzada Nacional (PAN).

Uno de los aspectos por el que más se le recuerda es el haber ingresado armas en el hemiciclo, con el fin de hacer una exposición sobre la necesidad de crear una ley de armamento con conceptos técnicos.

Aunque por muchos años representó al Partido Unionista (PU), a finales del 2013 se dio a conocer que por diferencias dejaría esa agrupación y se trasladaría para la agrupación Compromiso, Renovación y Orden (Creo), y que asesoraría a la bancada.

Integró la Junta Directiva del Congreso, ha fungido como presidente de la Asociación Deportiva Nacional de Tiro con Armas de Caza, y fue jefe y subjefe del PU.

Hoja de vida

Arévalo tiene formación técnica en la SIB:

Es contador público y auditor. Trabajó por 35 años en la SIB, hasta alcanzar la jefatura en el período de 1993 al 1995.

Exgerente general del Banguat, de 1991 a 1993.

Fungió como ministro de Finanzas, de 1995 a 1999.

Fue presidente del BCIE.

Vicerrector de la Universidad Rafael Landívar y décano de la Facultad de Ciencias Económicas de esa casa de estudios.

Diputado en dos períodos