Economía

Arabia Saudí abre su bolsa a inversionistas extranjeros

El mercado bursátil saudí, valorado en US$585 mil millones, abrió el lunes por primera vez a la inversión extranjera directa, mientras el reino árabe busca un impulso económico que compense los bajos precios del petróleo.

Por DUBAI / AP

Los países petroleros buscan inyectar más capital.
Los países petroleros buscan inyectar más capital.

La decisión de abrir la bolsa de Tadawul permite a las empresas saudíes, especialmente a las que no operan en el negocio del crudo, recaudar dinero directamente de inversionistas extranjeros para expandir negocios, diversificar la economía y crear más empleos para la creciente población del país.

Hasta el lunes, los extranjeros sólo podían acceder al mercado de forma indirecta a través de una institución saudí, lo que resultaba caro y complicado.

  • "En el corto plazo inmediato, el flujo de dinero será gradual", dijo Sachin Mohindra, gestor de cuentas en el golfo Pérsico para Invest AD.

El valor estimado de la bolsa saudí es el mayor de Oriente Medio. Las firmas petroquímicas suponen un quinto del valor de Tadawul, con gigantes como Saudi Basic Industries Corp. entre las empresas cotizadas.

La maniobra llega en un momento crucial para Arabia Saudí, que ha visto menguar sus ingresos por la caída en los precios del petróleo en el último año. Esa reducción en los ingresos podría limitar el gasto del gobierno, y a su vez afectar a las muchas empresas que dependen de proyectos estatales. El reino ha recurrido a sus considerables reservas de divisas para mantener el gasto.

Una inyección de dinero foráneo podría "ayudar a frenar parte del déficit externo y detener el ritmo al que Arabia Saudí recurre a sus reservas", indicó la firma de análisis con sede en Londres Capital Economics.

En el pasado, Arabia Saudí ha sido cauta ante la influencia extranjera en sus asuntos políticos y económicos. Su decisión de abrir el mercado financiero podría considerarse como parte de un esfuerzo de liberalización más amplio en la economía del país. El estado, ultraconservador en lo social y lo religioso, ya tiene presencia de algunas de las marcas más grandes del mundo, y muchas multinacionales tienen fábricas e instalaciones allí.

Sin embargo, los inversionistas extranjeros dijeron tener una estrategia prudente y alertaron contra expectativas de una oleada inmediata de inversión en el mayor mercado de Oriente Medio.

"En el corto plazo inmediato, el flujo de dinero será gradual", dijo Sachin Mohindra, gestor de cuentas en el golfo Pérsico para Invest AD.

Uno de los motivos para esa cautela es que la anticipación por la apertura del mercado supuso un aumento de los precios, lo que en opinión de algunos gestores de fondos ha hecho que estos activos estén sobrevalorados.

Además, hay regulaciones para los inversionistas extranjeros que limitan las instituciones que pueden invertir y la cantidad que pueden comprar dentro de cada empresa. También habrá cinco empresas vetadas, la mayoría constructoras en las ciudades sagradas musulmanas en Meca y Medina, cerradas a los no musulmanes.