BBCMundo

¿Por qué las carteras de diseño se convirtieron en el nuevo oro de las casas de empeño?

"Una cartera de Chanel para el día, un accesorio clásico al que no le pasan los años. Si tenías 50 en la tienda, las vendías todas", dice Nathan Finch, director de la casa de empeño británica Pickwick.

Por BBC Mundo

Figuras del entretenimiento como Kim Kardashian han ayudado a que aumenten el valor de las carteras de diseñadores. AFP
Figuras del entretenimiento como Kim Kardashian han ayudado a que aumenten el valor de las carteras de diseñadores. AFP

Estamos en la cámara acorazada de su tienda, ubicada en el norte de Londres, donde nos muestra alguna de las cientos de carteras que los clientes comprometen cada año a cambio de un préstamo de dinero en efectivo.

En una época fueron relojes, oro o joyería lo que la gente llevaba a las casas de empeño. Ahora, las carteras de diseñadores son una próspera e inmensa área para el sector de las casas de empeño.

El valor va en aumento, con frecuencia cuestan miles de dólares cada una, son fáciles de llevar y pareciera que el suministro es ilimitado.

"Para algunas mujeres, se trata de una adicción. Obtienen su dosis al comprar una cartera. Pero como la mayoría de los antojos, vuelven", indica Finch.



Las carteras Birkin, de Hermes, son fáciles de empeñar porque conservan su valor. GETTY IMAGES
Las carteras Birkin, de Hermes, son fáciles de empeñar porque conservan su valor. GETTY IMAGES


"Una cliente compró 18 carteras en nuestra tienda de Dartford".

Aviones privados

Gracias a figuras del entretenimiento como Cara Delevingne y Kim Kardashian, este tipo de carteras ofrecen glamur.

Pero en un nivel más práctico, las puedes usar para pedir prestado.





Algunas de las clientas que empeñan sus carteras no es que estén pasando una situación financiera crítica.

Debbie Wynter, quien dirige la casa de empeño Suttons and Robertsons, en el centro de Londres, las llama "las señoras que se van a almorzar".

"Una clienta quería conseguir un préstamo para poder irse de vacaciones en un jet privado. Se quería ir de vacaciones con estilo", comenta Wynter.



La modelo Cara Delevingne ha promocionado la marca británica Mulberry. GETTY IMAGES
La modelo Cara Delevingne ha promocionado la marca británica Mulberry. GETTY IMAGES


Pueden vivir en casas deslumbrantes en una de las urbanizaciones exclusivas de la capital británica, pero algunas veces no tienen acceso inmediato a dinero en efectivo.

Sin embargo, con frecuencia se trata de mujeres trabajadoras "comunes y corrientes".

"Un autopréstamo"

Kim Baker, administradora de una oficina, tiene tres o cuatro carteras de diseñadores, las cuales empeña en una tienda en Kent, la ciudad del sureste de Inglaterra en donde vive.

Sus favoritas son una Mulberry Bayswater, una Louis Vuitton Postman, y una de Chanel.





"Me turno entre la Mulberry y la Louis Vuitton porque no me gusta empeñar la Chanel. Las llevo cada dos meses, pero nunca se quedan allá por mucho tiempo".

En una ocasión, estuvo tentada a comprometer una cartera para poder comprar otra.

Usualmente, cada vez que pide prestado, lo hace por poco más de US$250 para pagar sus vacaciones o los uniformes escolares de los niños.





Baker prefiere pedir un préstamo de una casa de empeño que de un prestamista o de amigos.

"Porque es mi pertenencia, se siente como que me estoy prestando a mí misma, si es que eso tiene sentido".

Precios de récord mundial

Las carteras que mantienen su mejor valor, y por ende son las opciones más fáciles a la hora de empeñar, son las clásicas: Hermes, Louis Vuitton y Chanel.

Dos de las más valiosas son Birkin, nombrada así en honor a la actriz Jane Birkin, o Kelly, como la que llevó la princesa Grace Kelly es uno de sus filmes clásicos.



Esta cartera fue vendida por una cifra de seis dígitos. CHRISTIES
Esta cartera fue vendida por una cifra de seis dígitos. CHRISTIES


Usualmente están valoradas en más de US$8.000, pero en un sitio web francés una exótica Birkin rosada de piel de cocodrilo está actualmente a la venta en casi US$223.000.

Tiene zafiros rosados y un candado de oro blanco.

"Definitivamente hay piezas que a ese nivel tienen sentido", señala Matthew Rubinger, director de carteras para Europa, Medio Oriente y África de Christies en Hong Kong.

"Lo que es realmente interesante es que apenas estamos empezando a ver esta tendencia porque la gente está pasando de ser compradora casual a coleccionista".

El año pasado, Christies vendió una cartera Birkin rosada con diamantes en US$224.000 y hace tres meses vendieron otra (la puedes ver arriba) en más de US$320.000, un precio récord mundial.

Sin embargo, Rubinger le recomienda a la gente que no invierta en exóticas carteras de diseñador al menos que realmente sepan lo que están haciendo.

"No le aconsejaría a nadie que vaciara su cuenta de ahorros".

¿Cómo funciona una casa de empeño?





  • El cliente "compromete" una pertenencia como un anillo por hasta seis meses
  • El prestamista le da entre 50% y 60% del valor de la pertenencia en un préstamo de dinero en efectivo
  • El cliente paga entre 7% y 8% de interés mensual
  • Si el cliente no puede repagar el préstamos después de seis meses, la casa de empeño vende la  pertenencia y le devuelve cualquier excedente al cliente

Moda

La tendencia de empeñar carteras de diseñador no se limita a las grandes ciudades.

Larry Kohen, quien tiene a su cargo tres casas de empeño en la ciudad inglesa de Cornwall, dice que se está convirtiendo en un hábito entre algunos de sus clientes.





"En una semana tuvimos una Goyard. También tuvimos dos Hermes. Es dinero estúpido", le comenta a la BBC.

"Algunas veces hay una razón triste detrás. Tuvimos una señora, propietaria de una casa que no podía pagar la hipoteca. Nos trajo sus carteras y sus joyas".

Algunas mujeres empeñan las carteras que les han regalado y que no les gustan.



Myint Myint Thein tiene una colección personal de 20 carteras de diseñador.
Myint Myint Thein tiene una colección personal de 20 carteras de diseñador.


El hecho de que son productos de moda aumenta el volumen de los negocios que gira en torno a ellas.

"Algunas veces compramos una cartera de diseño, pero cuando llega a los dos años, no la queremos usar más", dice Myint Myint Thein, una ávida coleccionista de carteras, quien también está a cargo de Pickwick, en el norte de Londres.

"Hay algunos restaurantes o clubes a los que vamos que tenemos que vestir Chanel, Dior o Gucci".

"Tengo entre 15 y 20 carteras, pero no creo sea demasiado. Cada ocasión es diferente"."Una clienta quería conseguir un préstamo para poder irse de vacaciones en un jet privado. Se quería ir de vacaciones con estilo", comenta Wynter.