Economía

Venezuela cambia tasa de dólar para exportación

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aprobó ayer un aumento en la tasa con la que el Estado cambia el 40% de sus ingresos en divisas a los exportadores, que pasará de 52 a 200 bolívares por dólar.

Por EFE

cambio de divisas se modifica en Venezuela.
cambio de divisas se modifica en Venezuela.

En Venezuela existe un control de cambio desde el 2003, que deja en manos del Estado la compraventa exclusiva de los dólares, cuya normativa estipula que el 40% de las divisas procedentes de la actividad exportadora deben ser vendidas al Banco Central de Venezuela (BCV).

Hasta el momento, el BCV cambiaba ese 40% de sus ingresos en dólares a los empresarios a la tasa del Sicad II, que actualmente se encuentra en cerca de 52 bolívares por dólar.

Con el aumento aprobado, ese 40% se podrá cambiar a la tasa Simadi, que actualmente está en alrededor de 200 bolívares por dólar.



maduro busca maneras de mejorar el ingreso de divisas al país sudamericano.
maduro busca maneras de mejorar el ingreso de divisas al país sudamericano.


“Aquí hay que hacer un plan solamente para el acceso a las materias primas. Aplicar el concepto que estamos trabajando, es un tema recurrente, aplicar un método llamado por el equipo económico, la acupuntura en divisas. Establecer que todas las divisas que estén ingresando al país deben pasar por este nuevo método”, dijo Maduro.

En el país existen tres tipos de cambio, el más bajo de ellos a 6.30 bolívares por dólar, tasa para importar los productos básicos. La segunda tasa de cambio es de 12 bolívares por dólar para el resto de los sectores que importan, y 52 por dólar para los que exportan.

La tercera funciona en el mecanismo de compraventa libre de divisas (Simadi), que se sitúa en cerca de 200 bolívares por dólar, tasa que un grupo de 388 empresarios solicitaron a Maduro que fuese implementada para exportadores, y así “atraer” a nuevas empresas.

200 BOLÍVARES

  • Por dólar es la nueva tasa de cambio.

Venezuela busca nuevas vías para romper la dependencia de la renta petrolera, recurso cuya venta genera más del 90% de las divisas que ingresan al país.

El objetivo final es que las empresas importadoras que reciben del Estado divisas procedentes de la exportación de petróleo que puedan exportar para generar sus propias divisas en el mediano plazo.