Economía

Cera y foamy convertidos en artesanías de Semana Santa

Las artesanías y manualidades han pasado a formar parte del comercio que se reactiva durante cuaresma y Semana Santa. Un  ejemplo son las velas que con diferentes formas de cucuruchos que elaboran Abel Boc y Regina Monroy.

Por Rosa María Bolaños

Las velas representan a cucuruchos con uniformes que identifican  diferentes  iglesias o cortejos procesionales. Así se puede encontrar los que tienen su túnica morada y paletina negra que usan varios cortejos como los de San José, La Merced, La Parroquia y otros.

Hay otros con paletina blanca y un corro diferente, que usan los cargadores de Candelaria y también uniformes que se usan en Antigua Guatemala.

Boc cuenta que él y Monroy son de San Pedro Sacatepéquez, y  tienen 20 años de trabajar en elaboración de velas, período en el cual han innovado en formas e imágenes que ahora ofrecen, y cuya actividad se ha convertido en el sustento de su familia.  

Cuenta que producen durante todo el año para diferentes ocasiones y eventos o encargos especiales, incluyendo cirios (velas para ceremonias religiosas), velas en general y esferas; también proveen al Mercado Central de la capital.

Para la Semana Santa, se preparan durante la cuaresma y se dedican a elaborar unos mil de estos diseños de cucuruchos los cuales ofrecen en diferentes procesiones que salen a las calles en la ciudad capital.

El precio de las  grandes, dice Boc es de Q20, mientras que los pequeños son a dos por Q15.

El artesano refiere que los pedidos los pueden atender en su, negocio ubicado en la primera calle y primera avenida zona 1 de San Juan Sacatepéquez.

Luis Rodríguez, es un joven que también desarrolla sus capacidades manuales a través de la elaboración de cucuruchos con foamy ( material moldeable de diferentes colores).





Rodríguez, junto a un amigo que se convirtió en su socio, cuenta que producen 150 al día y también los ofrecen en diferentes procesiones, a Q5 cada uno.

Mientras ofrece sus productos dice: “Las ventas no han estado como quisiéramos, han estado un poco bajas” .

Así como Boc y Rodríguez, otros llevan los atuendos para cargadores como túnicas y gorros, faldas, blusas, madrileñas y guantes. No pueden faltar los algodones de azúcar, obleas, granizadas, rosarios y otras imágenes religiosas, y una gran fila de carretas que ofrecen distintos tipos de comida.

Para muchos estas actividades y tradiciones de cuaresma y Semana Santa se convierten en una oportunidad  para obtener ingresos para el sustento familiar, incluso hay familias completas que acuden con diferentes tipos de ventas en cada cortejo.