Opinión

ESTRATEGIA EMPRESARIAL

¿Cómo es la vida con una franquicia?

José Roberto Fernández

José Roberto Fernández

¿Qué tanto trabaja un franquiciado? Bueno, si tiene la idea de que con una franquicia se trabaja menos que siendo empleado, debo informarle que en promedio un franquiciado trabaja de 40 a 50 horas por semana. Ciertamente, casi la mitad de los franquiciados igualmente reportan trabajar más de las 50 horas, lo que significa mucho, mucho trabajo. Claro está que ahora usted trabaja para sí mismo y no para alguien más. De fondo, cuando alguien compra una franquicia, está comprando un trabajo con mayores oportunidades de éxito e ir tras el sueño de la independencia económica, y ambas cosas son logrables, pero como todo en la vida, requiere de mucho esfuerzo.

¿Qué tanto dinero se gana con una franquicia? Esta respuesta depende de muchas variables, del tipo de negocio, del esfuerzo del franquiciado, del manejo de los costos y, por supuesto, de la competencia que va a encontrar en el mercado, pero para darle una idea. Típicamente a un negocio le toma dos años pasar de números rojos a negros y empezar a generar utilidades, y se considera que un negocio ya es atractivo cuando rinde un 15 por ciento anual sobre su inversión más una cantidad mensual que debe asignarse como ingreso fijo si usted va a administrar el negocio personalmente. Saque sus cuentas.

¿En cuánto tiempo aprendo el negocio? La fase inicial de aprendizaje puede ser bastante rápida, desde un par de semanas hasta seis meses en promedio, pero el asunto no va tanto relacionado al aprendizaje inicial, sino cuánto tiempo le va a tomar dominar efectivamente el negocio. Como franquiciado usted debe contar con el apoyo permanente de su franquiciador, facilitándole este proceso. Por esto es que realmente las personas adquieren una franquicia, por el proceso de aprendizaje y adquirir la experiencia.

¿Cuánto dura la luna de miel? Las franquicias son como un matrimonio, en el cual inevitablemente habrá diferencias, problemas y distanciamientos entre ambas partes. Nadie se casa pensando en divorciarse, pero recuerde que los negocios están hechos por personas, no por cosas, y las emociones humanas siempre estarán presentes. Por lo tanto, no existe una relación perfecta sin roces. Generalmente las primeras diferencias se encuentran en el entrenamiento inicial o con el primer año de soporte. Por esto es muy recomendable leer y entender con detenimiento el contrato de franquicia y estar claro de los compromisos y alcances de ambas partes, para evitar las sorpresas.

El negocio ya opera. Y ahora ¿qué? La innovación y desarrollo no son conceptos solo para las grandes empresas. Aun su pequeño negocio necesita crear valor a sus clientes, nuevos servicios o productos, y ser muy competitivo. Abrir el negocio apenas es el inicio. Su vida al lado de una franquicia le permitirá recibir un soporte tecnológico y de investigación que probablemente le sería muy difícil obtener de forma independiente. Aprovéchelo y disfrute del camino, este es un cambio para toda la vida y, como se dice, hay que disfrutar el día a día, ese es el secreto. ¡Suerte!