Economía

Cómo gastar menos al hacer el súper

Economía significa sacar el mayor provecho a nuestro dinero. Por eso, vale la pena intentar estos ejercicios antes de realizar sus compras.

Por Eduardo Palacios

He descubierto que una de las tres áreas de mayor gasto familiar son las compras de supermercado. Estas son una maquinaria de ventas donde la ubicación de los productos, los mostradores, la música, los patrones de tráfico entre góndolas y los anuncios de rebajas hacen que usted gaste más, sobre todo si no lleva una lista de compras.

El principal espacio de ventas en los supermercados es el que queda al nivel de los ojos en las estanterías o góndolas. Los vendedores pelean estos espacios para colocar sus productos y mostrarlos ahí. Verifique si los productos similares en los estantes más altos o más bajos son menos costosos.

Lo tientan a que compre más de un artículo mediante una promoción. Por ejemplo, dos cajas con descuento. Pero realmente no necesita comprar las dos solo por el descuento.

La mercancía la rotan con frecuencia para que primero vea los productos más viejos. Los más frescos están en la parte de atrás. Para alcanzar los productos con la fecha de caducidad más extensa, busque en la parte de atrás del estante.

Comparto, entonces, seis valiosos consejos al hacer su supermercado.

En primer lugar, lleve siempre su lista de compras en la mano. Para ello pegue una hoja de papel en la puerta de su refrigerador y anote en ella los artículos de los cuales quede poco y no cuando se hayan terminado. Si usted lleva esa lista en la mano cuando entre al supermercado, sabrá a dónde dirigirse y así no comprará lo que vea en el camino, sino solo aquello que necesite comprar.

Segundo, antes de salir de compras, diga a sus niños lo que sí les comprará y lo que no. Esta instrucción deberá darla estando en casa con sus niños, cuando aún no han visto toda la gama de opciones que verán una vez en el supermercado.

En tercer lugar, coma algo antes de entrar al supermercado. Es innegable que cuando uno tiene hambre llena la carreta o canasta con más comida de la necesaria.

Cuarto: aproveche las ofertas de lo que sí usa, pues más adelante de todas formas habrá de comprarlo pero a mayor precio, y al comprarlo en oferta se economizará dinero. Debemos gastar solo en algo que usamos constantemente para que entonces se justifique la compra.

Como punto número cinco, no compre marca, sino tome en cuenta el rendimiento, calidad y el precio de los productos. Los productos más caros no necesariamente son los mejores, sino los más publicitados, y el costo de la publicidad está cargado al precio. La marca institucional del supermercado es la misma marca líder, solo que con diferente empaque pero más barata. Opte por esta última.

Por último, si le es posible, compre al por mayor, pues un producto es más barato si se compra al por mayor o a granel.

En mi libro Cómo hacerla en la vida aprenderá más sobre este y otros útiles temas.

* eduardopalacioslima@ icloud.com