Economía

Cómo tener un espíritu emprendedor contagioso

Linda Rottenberg y Chris Bierly argumentan en este artículo que la mejor incubadora empresarial es aquella en que los empresarios forman redes de contactos y animan a sus compañeros de riesgo con su experiencia y recursos. 

Por Wharton Universia

Una red de contactos le puede ayudar a contagiarse del emprendedurismo. (Foto Prensa Libre: 100negocios.com)
Una red de contactos le puede ayudar a contagiarse del emprendedurismo. (Foto Prensa Libre: 100negocios.com)

Rottenberg fue incluida en la lista de los “Principales líderes de Estados Unidos” por US News & World Report y entró a formar parte de los cien “Innovadores del S.XXI” de la revista Time. Es la autora del best seller “Crazy Is a Compliment: The Power of Zigging When Everyone Else Zags”.

Chris Bierly es vicepresidente y director de la oficina de Bain en Boston y líder de sus principales áreas de inversión, medios de comunicación, educación, consumo y venta al por menor. Rottenberg es miembro fundador de Endeavor, una plataforma para emprendedores de alto impacto. Bierly es asesor senior de Endeavor.

¿Es contagioso ese espíritu?

  • Para averiguarlo, Endeavor y Bain entrevistaron a más de 200 empresarios argentinos (algunos afiliados a Endeavor, otros no) y se hicieron varias preguntas como: “¿Quién fue su inspiración? ¿Quién invirtió en su empresa? ¿Quién fue su mentor?”
  • Luego hicimos decenas de entrevistas en profundidad para identificar formas específicas en que los empresarios se han beneficiado o han prestado asistencia a otros.
  • Se encontró que aproximadamente el 80% de las empresas de tecnología de Buenos Aires dijeron que tenían raíces en Patagon, Officenet y MercadoLibre. Consideramos a esta primera generación de empresarios como los principales portadores del virus de la iniciativa emprendedora.
  • Aunque sus compañías tuvieran éxito de forma individual, su mayor impacto se  produjo en la red por el mentoring de nuevos emprendedores, las inversiones de capital en sus empresas, la disponibilidad de mano de obra experimentada y la apertura de nuevas empresas.
  • Nuestros resultados muestran que desde 1990 hasta 2006, el número de nuevas empresas tecnológicas en la capital de Argentina aumentó un 5% anual. Sin embargo, en los cinco años siguientes, la tasa se elevó hasta el 20% anual.

Pocas ideas en los negocios evocan imágenes más vivas del individualismo audaz que el empresario que hace todo por sí mismo. El emprendedor es un solitario, insiste la mitología. Es un espíritu independiente y aventurero. La imagen es irresistiblemente romántica y está profundamente arraigada.

También es totalmente equivocada.

Tenemos pruebas reveladoras de que el más vibrante espíritu empresarial surge por el trabajo de emprendedores de alto impacto que participan en redes consolidadas que animan a los compañeros de riesgo y que intercambian los conocimientos, el capital y una pasión irresistible. Hemos identificado esta polinización cruzada a lo largo de generaciones y continentes.

No hemos buscado en las comunidades más obvias como Silicon Valley, sino en algunos de los territorios más inhóspitos para la innovación.

Durante años, los académicos y los planificadores civiles siempre han sabido que el espíritu emprendedor impulsa el desarrollo económico, la innovación y la creación de empleo.

Sin embargo, no es raro que las iniciativas impulsadas por el Gobierno produzcan resultados mediocres. Hemos sido testigos de ello en Kuala Lumpur, donde el proyecto de US$$150 millones BioValley generó sólo un puñado de empresas de biotecnología.

En Moscú, las autoridades gastaron más de US$2 mil millones y no produjeron ningún gran éxito de empresa emergente. Incluso en Santiago, donde se encuentra el conocido programa chileno Start-ups, que invirtió US$$40 millones en más de 800 empresas de nueva creación, el 80% de las empresas se marcharon en busca de hierba más verde en Silicon Valley y la ciudad de Nueva York.

El problema en ambos casos es que en ninguna red local en que las empresas de nueva creación adquirieron escala, la escala fue un éxito, de manera que los empresarios exitosos infectaran a la siguiente generación con el virus del espíritu emprendedor.

Desde 1997, Endeavor, una organización sin fines de lucro, del sector de la iniciativa emprendedora de alto impacto, se ha comprometido con éxito en la generación de “ecosistemas emprendedores” en todo el mundo.

Con oficinas en 25 países, Endeavor identifica, monitorea y forma alianzas para invertir en emprendedores con las mejores ideas, cuyo potencial es más propenso a construir empresas de valor y tener el innegable don de inspirar a los demás.

Endeavor se concentra en este grupo de “alto impacto” porque cree que si se proporciona a estas personas la combinación adecuada de apoyo, ánimo y pasión irresistible, pueden convertirse en multiplicadores, en ejemplos a imitar, mentores e inversores capaces de armar un ecosistema emprendedor desde cero.

Los más de 1 mil emprendedores de Endeavor han creado más de 500 mil puestos de trabajo en todo el mundo, generando US$$8 mil millones en ingresos anuales que revierten en las ciudades donde se iniciaron. Ellos han desarrollado con éxito ecosistemas vibrantes en algunos de los ambientes más inhóspitos para los negocios en el mundo.





Para entender mejor cómo funciona esta dinámica, Endeavor se ha asociado con Bain & Company para estudiar el efecto multiplicador en tres mercados difíciles: Buenos Aires, Estambul y Ciudad de México.

La encuesta reveló lo que ya habíamos demostrado desde hace mucho tiempo en campo: las redes de emprendedores no nacen de entornos brillantes y de las garantías del Gobierno, tampoco surgen de forma espontánea de empresas exitosas.

Por el contrario, algunos pioneros que fundaron empresas tenían el apoyo necesario en la fase crítica inicial de su proyecto y después de eso trabajaron activamente para difundir la fiebre del espíritu emprendedor a través del mentoring, la inspiración y las inversiones en las siguientes generaciones de empresarios.

Estos fundadores no son darwinistas, es decir, no sobreviven a expensas de otros. Para ellos, la colaboración entre empresas es algo bueno para su negocio y el ecosistema.

  • Paciente Cero

Vamos a ver lo que sucedió en Buenos Aires en medio de una historia de conflictos económicos y políticos.

A principios de los 90, cuando Wences Casares se trasladó allí, la ciudad era un desierto de empresas emergentes. Casares, el hijo de un ganadero de ovejas de la Patagonia, se interesó en el sector empresarial desde la adolescencia. Él abrió una fábrica de camisetas e imprimió la guía telefónica. En la universidad, tuvo la idea de crear en Internet una correduría llamada Patagon.com.

Él fue rechazado por 33 inversores. “Ni siquiera tenemos mercado de valores funcional aquí”, le dijeron. Dejó los estudios y abrió la compañía de todas maneras.

Llegamos a la conclusión de que Casares era el “paciente cero” de la difusión del espíritu emprendedor en la Argentina. Cuando abrió su compañía en 1997 se encontró con otras personas que también tenían esta extraña pasión. Fueron Andy Freire y Santiago Bilinkis, ex empleados de Procter & Gamble, que habían creado una compañía en línea de abastecimiento para oficinas llamada Officenet. Poco después, los estudiantes de MBA de Stanford, Marcos Galperin y Hernán Kazah, regresaron al país para formar MercadoLibre, un minorista en línea como eBay.

Estos jóvenes emprendedores crearon una red de apoyo informal —un caldo de cultivo para la iniciativa empresarial— impulsada por la información compartida, las rivalidades, las inversiones compartidas y la convicción de que eran pioneros.

La red se vio reforzada por un nuevo consorcio de empresarios locales y mentores externos que habían sido reunidos por Endeavor. Incluso con este apoyo, los jóvenes fundadores todavía se sentían incomprendidos. Bilinkis nos dijo: “Cuando Andy y yo decidimos convertirnos en emprendedores, no existía el término ‘emprendedor’ en la Argentina”.

Desde ese lugar apartado, una fiebre emprendedora barrió Buenos Aires impulsada en gran medida por el éxito de estas tres empresas.

En pocos años, Casares vendió Patagon a Banco Santander por US$$750 millones; Officenet fue adquirida por Staples y MercadoLibre comenzó a cotizar en el NASDAQ, alcanzando una capitalización de mercado de $ 5 mil millones en 2014.

Actualmente, Buenos Aires viven en medio de una epidemia empresarial. Dos décadas después de que MercadoLibre, Patagon y Officenet dieran sus primeros pasos, la ciudad se convirtió en el principal centro de tecnología de la iniciativa empresarial en América Latina de lengua española.

Estas tres empresas solas influyeron en más de doscientas empresas de segunda, tercera y cuarta generaciones. Sus fundadores han puesto en marcha nuevas empresas, fondos de capital riesgo e incluso un programa popular de emprendimiento (“El Emprendedor Del Millón”).

Hubo un momento en que el empresario argentino se sentía aislado y poco fiable. Hoy en día, cualquier persona que tenga un sueño puede obtener ayuda en un próspero ecosistema.

Hay congresos, reuniones, encuentros de emprendedores en bares, bailes donde confraternizar e incluso una liga de fútbol, ​​donde cada equipo recibe el nombre de una empresa emergente.

El emprendimiento se ha convertido en una obsesión nacional.