Iniciar Sesión
Registrarse
  Preguntas frecuentes
  |  
¿Olvidó su contraseña? 

27/07/13 - 00:00 Economía

La apropiación del espacio

Leyendo el excelente artículo: “Pueblos compartidos”, de Isabel Díaz Sabán, en la reciente publicación de la revista Domingo, de Prensa Libre, me llama a la reflexión este fenómeno, donde nos dice que la belleza de Guatemala es tal que muchos visitantes deciden quedarse a vivir en estas tierras.

MANUEL SALGUERO CONSEJOS DEL CONSULTOR

Y es que esta situación no solamente se da en Guatemala, sino en muchos países privilegiados por ser un atractivo para viajeros de cierto estatus social, pues llegan a aprender sobre la cultura local, en medio de un ambiente de exuberante naturaleza, según dice el sociólogo e historiador Aníbal Chajón.

Como una parte de este proceso se da un fenómeno denominado la apropiación del espacio que puede ser urbano o no.

Salvador Rueda señala que el ser humano necesita radicarse en un lugar, tomarlo para su residencia y desarrollo fundamental de la vida de él y de su familia.

Estos espacios deben tener un equilibrio ecológico, o en otros términos de calidad ambiental, además en la valoración de este componente subjetivo esencial entran en juego una serie de elementos en principio relacionados con las necesidades del individuo, pero que van tomando un matiz social y comunitario.

Todo ello nos lleva, indica Rueda, a poder conceptuar la noción de calidad de vida como una adaptación entre las características de la situación de la realidad y las expectativas, capacidades y necesidades del individuo, tal como las percibe él mismo y el grupo social. Para analizar la calidad de vida de una sociedad se debe considerar imprescindible el establecimiento de un estándar colectivo, que ya poseen estos lugares, o en su defecto el individuo los propone, promueve, defiende y sostiene a lo largo de su apropiación.

Queda, no obstante, un aspecto fundamental a considerar y es el proceso relacional dinámico entre los conceptos referidos y la realidad urbana y social, que afectará profundamente el nivel de satisfacción que de ella se tenga. Por eso, la noción de “apropiación” referida tanto al espacio, los bienes, los recursos y los hechos sociales son importantes, ya que las personas se apropian e identifican o no con su colonia, sector y pueblo entero.

M.J. Chombart de Lauwe (1978) da una definición clara de apropiación, que se relaciona con el espacio, pero que es extensible a todas las facetas antes mencionadas. “Apropiarse de un lugar —dirá— no es únicamente hacer de él una utilización reconocida, es establecer con él una relación, integrarlo a las vivencias propias, enraizarse, dejar en él la huella propia y convertirse en actor de su propia transformación”.

Los sectores mejor valorados o de mayor deseabilidad son aquellos en los que se dan precisamente los aspectos donde los sujetos tienen un nivel de apropiación e identificación más elevado, donde han puesto sus habilidades, experiencias, conocimientos, talento, y recursos materiales para innovar y proponer atractivos residenciales, turísticos o comerciales.

Concluye Isabel Díaz que entre los efectos de la cohabitación de extranjeros y propios está la revalorización del precio de las propiedades, lo que ha sucedido inevitablemente afectando a quienes tienen menor capacidad económica. Una casa en el Centro Histórico de Antigua Guatemala, por ejemplo, hoy puede llegar a costar Q18 millones, aproximadamente, explica.

Considero que esto es parte del fenómeno económico en donde los de mayor capacidad se apropian del mejor espacio, o del más deseable en ese momento, sobre el que contribuyen con cambios, mejoras e inversiones que revalorizan el entorno.

Los propietarios anteriores, oriundos y nativos de esos lugares, quienes probablemente tenían la capacidad económica pero no el interés de invertir ni el conocimiento, fueron tentados con ofertas atractivas que aceptaron, optando por dejar esos espacios y buscar otros de su elección. Similar situación ha sucedido en diferentes zonas de la capital y continuará sucediendo, donde a medida que se encarece el precio de la tierra en los centros más deseables, las personas de menos recursos tienden a buscarlo más alejado de aquellos, donde probablemente será más barato y accesible a sus presupuestos.

Por lo tanto, la apropiación del espacio estáíntimamente relacionada con la oferta y la demanda y la capacidad de pago de las personas; no es responsabilidad de alguien ni tampoco de las intervenciones de las inmobiliarias. Las inmobiliarias solamente son facilitadoras y brindan un necesario servicio, conocimiento y experiencia entre los deseos y capacidades de un comprador de unidades habitacionales y las disponibilidades y oportunidades del vendedor de la tierra.

¿Dudas?

Herramientas

Encuesta

votar ver resultados >

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.