Economía

Constructoras locales operan fuera del país

La tecnificación y experiencia de las empresas guatemaltecas de construcción ha abierto las puertas del mercado del istmo centroamericano y de países de Sudamérica como Colombia y Paraguay, en donde desarrolladores y constructores nacionales han construido centros comerciales y edificios de oficinas, y participado en obras de infraestructura vial y marítima.

Por Byron Dardón Garzaro

Archivado en:

Construcción Economía
El centro comercial Fontanar, ubicado al norte Bogotá, Colombia, es la más reciente inversión de una empresa guatemalteca fuera del territorio nacional.
El centro comercial Fontanar, ubicado al norte Bogotá, Colombia, es la más reciente inversión de una empresa guatemalteca fuera del territorio nacional.

Jorge Toruño, de la firma Iturbide y Toruño, explica que los empresarios del sector están acostumbrados a construir bajo parámetros estructurales “muy fuertes que son válidos a lo largo de América”.

Toruño agrega que la especialización de las empresas nacionales por volumen de construcción que se maneja en Guatemala ha permitido que puedan salir a hacer el mismo trabajo especializado en otros países.

Las empresas

  • En vivienda, empresas como Grupo Macro, Grupo Ubica y Hogares ISN tienen proyectos en Panamá, El Salvador y Nicaragua.
  • Qualicon, que se especializa en edificios de oficinas corporativas, trabaja en El Salvador.
  • Precon, especialista en prefabricados de concreto, posee una planta en Nicaragua.
  • Apsa, especialista en múltiples ramas de la construcción, se ha concentrado en el diseño estructural, fabricación y montaje de estructuras de acero y ha trabajado en obras de Honduras, Costa Rica y en la isla de Aruba.
  • La empresa Nabla Constructores trabaja en Honduras, El Salvador y Nicaragua.

Según Toruño, la situación anterior no se observa en otras naciones de la región debido al tamaño de sus mercados, con excepción de Panamá, en donde la competencia es fuerte.

Actualmente, Iturbide y Toruño opera en El Salvador (también lo ha hecho en Costa Rica y Panamá) en obras marítimas de cimentación profunda.

En opinión de Toruño, las empresas guatemaltecas que han salido a Centroamérica se dedican a estructuras de concreto, ramas especializadas como la estructura marítima y más recientemente han incursionado en estructuras metálicas.

De acuerdo con el constructor, en el futuro las empresas nacionales seguirán saliendo del país, aunque, por el momento, el auge local en la construcción es más atractivo.

Óscar Sequeira, director de estadísticas de la Cámara de la Construcción y empresario del sector de prefabricados, coincide con Toruño en que la capacidad técnica tanto de los profesionales como del nivel operativo ha servido en la última década para impulsar a las firmas nacionales fuera del país.

Entre los ejemplos se puede citar a Propiso, que se encarga de los pavimentos de concreto de Walmart y otras industrias.

Otro ejemplo es la constructora Qualicon, que junto al desarrollador Calidad Inmobiliaria, ha incursionado con éxito en el mercado salvadoreño.

Vicente Jo, ejecutivo de la empresa mencionada, explica que en El Salvador ya construyeron un edificio de oficinas corporativas y trabajan en un proyecto similar que se denominará Avante.

Según Jo, las firmas nacionales también exportan diseños arquitectónicos, estructurales, eléctricos, de eficiencia energética y aire acondicionado.

5.2 %

  • se espera que crezca el sector en 2015.

Es difícil olvidar que las crisis financiera internacional entre 2008 y 2009 impactó muy fuerte en el sector, pero, según cifras del Banco de Guatemala, este año podría crecer hasta 5.2%.

Jo opina que el destino de las compañías desarrolladoras que se dedican a la promoción y venta, así como las constructoras relacionadas con la obra gris, es convertirse en empresas globales que operen al sur de México y en Centroamérica.

Proyecto  colombiano

La firma desarrolladora guatemalteca Sprectrum invirtió este año US$200 millones en la construcción del centro comercial Fontanar,  en Chía, al norte de la capital de Colombia. Constituye una de las  primeras obras de ese tipo fuera del Istmo.

Viviana López, gerente de mercadeo de la empresa, explicó que el estudio de mercado empezó hace cinco años, mientras que la construcción duró dos años.

El complejo, certificado como edificio sostenible LEED (Leadership in Energy & Environmental Design), es  un poco menor en tamaño que el centro comercial Miraflores, en Guatemala, y tiene un área de 134 mil metros cuadrados, de de los cuales 56 mil metros cuadrados son comercios.

Un proyecto similar  está en  la etapa de diseño y se construirá en   Medellín.

En Honduras, la firma construyó  nueve años atrás Cascadas Mall,  que tiene una área de construcción de 56 mil metros cuadrados, con 41  mil metros cuadrados de comercios, y tuvo una inversión de US$42 millones.  Actualmente se invierte US$1 millón en remodelaciones.

En mercados como  Nicaragua, la compañía tiene proyectos de vivienda por aproximadamente US$20 millones para 2016.

López agregó  que en los próximos cinco años se observará un crecimiento acelerado en Colombia; sin embargo, no descuidarán Centroamérica.