Economía

Crean tarjetas bancarias biodegradables hechas de maíz

Una empresa con sede en Ámsterdam, decidió crear una tarjeta bancaria biodegradable con un tiempo de vida de cuatro años y que está hecha a base de maíz.

Por Mundo Económico

La materia prima de la tarjeta es el maíz. (Foto Prensa Libre: gemalto.com)
La materia prima de la tarjeta es el maíz. (Foto Prensa Libre: gemalto.com)

La compañía Gemalto, líder mundial en la producción de tarjetas y seguridad digital, trabajó los últimos tres años para desarrollar las tarjetas a partir de un polímero biodegradable, el ácido poliláctico, el cual se obtiene de recursos como el maíz.

Las tarjetas actuales están hechas de policloruro de vinilo (PVC), ese material puede ser reutilizado, aunque no es biodegradable.

La única preocupación es que la tarjeta ecológica tiene un costo un poco más elevado que las convencionales, lo que podría limitar la amplitud de su uso.

  • La tecnología sustentable de las tarjetas 100% biodegradables permite reciclarlas para hacer una nueva tarjeta.

“Esta tarjeta ha sido un trabajo arduo y largo de investigación y desarrollo que tomó tres años; muchos productos, y sobre todo estos financieros, tienen una cantidad de particularidades en cuanto a las características que deben tener los plásticos como aceptar hologramas, bandas magnéticas, durabilidad”, señaló en el portal web de CNNExpansión, Dimas Gómez, director de Mercadotecnia del área de finanzas de Gemalto en América Latina.

Gómez afirmó que estas tarjetas biodegradables tienen un periodo de vida igual al de los de PVC, de 3 a 4 años, y que a partir de pruebas de biodegradación de esta materia prima, este proceso solo se puede dar en condiciones de 58º C y 90% de humedad.

El banco austriaco Raiffeisen fue el primero en adoptar en 2012 esta tecnología sustentable de Gemalto, tarjetas 100% degradables y “reciclables para hacer una nueva tarjeta”, según apunta Dimas Gómez.

Algunos bancos en México analizan la posibilidad de implementar este sistema de producción que podría extenderse a otros países de Latinoamérica.

La complejidad de su fabricación es que su producción está concentrada en Singapur, lo que dificulta una mayor distribución.

*Con información de cnnespanol.cnn.com