Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

06/01/13 - 15:44 Economía

Se cuestiona impacto a la economía brasileña por escasez de mano de obra cualificada

Brasil está experimentando un crecimiento acelerado, en parte por  la demanda de materias primas, una clase media de alto poder adquisitivo y en franco crecimiento, grandes flujos de inversiones extranjeras y la explotación de las reservas de petróleo.Aunque también plantea una serie de nuevos desafíos, que puede que el país no esté todavía preparado para afrontar. "Uno de los mayores problemas de Brasil", dice Masao Ukon, socio de Boston Consulting Group de São Paulo, "es la escasez de mano de obra cualificada".

MUNDO ECONóMICO Brasil

De hecho, la mano de obra cualificada, uno de los principales factores impulsores del crecimiento de la economía brasileña, es un recurso precioso cuya oferta insuficiente puede dar lugar a riesgos significativos para la trayectoria de crecimiento del país.

Cuando la demanda supera la oferta

En su nivel más básico, la escasez de mano de obra cualificada en Brasil es poco más que un desequilibrio entre la oferta y la demanda. Con la economía del país en franco crecimiento —y en el contexto de un historial de pocas inversiones en educación por parte del Gobierno— las empresas que operan en diversos sectores e industrias necesitan trabajadores más cualificados que aquellos que el mercado de trabajo ofrece hoy en día, lo que lleva a no alcanzar cuotas de contratación, aumenta la presión sobre los empleados contratados y ralentiza el crecimiento.

La escasez es especialmente acentuada en empresas que necesitan técnicos e ingenieros. Debido a la demanda de gran cantidad de esos especialistas, las industrias de petróleo, gas, inmuebles y el sector aeroespacial se vieron fuertemente golpeados por la insuficiencia de mano de obra.

Aunque muchos países en desarrollo estén viviendo un fenómeno semejante, la cuestión de la mano de obra es especialmente severa en Brasil, que se situó de forma reciente en tercer lugar en el ranking mundial de países con problema de escasez de mano de obra. Según un estudio de la empresa de recursos Manpower, que entrevistó a más de 40.000 empleadores de 39 países diferentes, un 57% de los empleadores en Brasil no consiguen encontrar los profesionales cualificados que necesitan para operar sus negocios.

Cláudio Lampert, director del departamento jurídico de la empresa brasileña de logística Grupo LLX, es uno de esos empleadores. "La falta de mano de obra cualificada no es un problema que tendremos que enfrentar en el futuro; es un problema actual", dice. "En este momento, necesitamos contratar a 3.000 trabajadores". Esa deficiencia acentuada de mano de obra tiene implicaciones muy serias para los ciudadanos brasileños, para las empresas locales, extranjeros que estén buscando empleo en Brasil y para el futuro de la economía del país en general.

¿Cómo se explica la falta de mano de obra cualificada en Brasil y cuáles son los antecedentes históricos de la escasez actual? Aunque las respuestas a esas preguntas tengan diversos matices, muchos observadores citan la poca inversión hecha por el país en educación como principal responsable del déficit actual de mano de obra. Roberto Civita, por ejemplo, director del Grupo Abril, mayor conglomerado de medios de Brasil, dice que hace falta trabajadores cualificados en el país porque "Brasil básicamente ha ignorado la educación durante buena parte de su historia".

Respaldando esa tesis, muchos académicos especializados en el tema dicen que, al principio de la era colonial, la élite brasileña descuidó de forma deliberada la educación a causa de los activos productivos con que lidiaban (los cuales, hasta la mitad final del siglo XX, giraban, sobre todo, en torno a la producción y la exportación de activos primarios), que no requerían el uso de mano de obra calificada. Ese antecedente histórico contribuyó a la formación de un sistema educativo mal diseñado para atender las necesidades de una economía diversificada y en rápido crecimiento.

La mayor parte de los especialistas cree que la solución para la escasez de mano de obra en Brasil es de largo plazo y requiere la ampliación del acceso a la educación, construcción de más escuelas y mejora de la calidad de las instituciones educativas ya existentes. ¿Pero qué se puede hacer para tratar la cuestión a corto plazo? ¿De qué modo las empresas brasileñas están lidiando con el problema? ¿Trabajadores extranjeros altamente cualificados podrían y deberían ser usados para suplir esa laguna? ¿Cuáles serían las implicaciones de largo plazo de un déficit prolongado de mano de obra?


Más noticias de Economía

Herramientas

Multimedia

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.