Economía

2017 obliga a salir de la zona de comodidad

Sin duda las exportaciones del país siguen siendo la vía más efectiva para crear los millones de puestos de trabajo formal que tanto demanda la población

Por Fanny D. Estrada

Archivado en:

Fanny D. Estrada

Sin embargo, el año 2016 a pesar de los planes ejecutados en 100% por los exportadores, no dieron los resultados que se esperaban. Se va a cerrar con indicadores negativos.

Son muchas las razones para esta caída. Algunas son provocadas por acontecimientos externos, pero otras son el resultado de decisiones en Guatemala.

Ciertamente la caída en los precios de varios productos en el mercado internacional es una de las causas. La exportación a Estados Unidos tuvo una caída de casi 7%.

Los 972 bloqueos en carreteras a lo largo del año, también pusieron su parte. Bajo la exportación de café, azúcar, banano, productos mineros, energía eléctrica, vestuario, farmacéuticos y otros.

Sin embargo, el factor que más incide, es que los productos guatemaltecos se han vuelto demasiado caros en el exterior y vale decir también en el mercado local provocado por el valor tan alto del quetzal.

Nunca el dólar había valido tan poco y eso ha golpeado la competitividad de lo que se produce en el país. Los productos importados son mucho más baratos y el consumidor los prefiere, no es su tarea velar por el crecimiento económico del país.

Vela porque su dinero le rinda más, él no sabe que eso es temporal porque cuando cierren quienes generan los empleos muchos no tendrán ingresos ni para lo más básico.

Esa responsabilidad recae en las instituciones que deben velar porque las políticas públicas vayan llevando al país hacia un fortalecimiento económico y generar las oportunidades de trabajo que se necesitan.

En el caso de las exportaciones ya es evidente que la ampliación de varias empresas se están haciendo en México, Perú, Nicaragua , Bolivia y otros países ,pues los costos de producir en esos países ,son más bajos, y exportar desde ellos, aumenta considerablemente su competitividad. Esos empleos ciertamente ya no se quedaron en Guatemala.

Es más cómodo dar explicaciones técnicas de las razones del encarecimiento del quetzal y continuar con políticas que ya llevan muchos y que ciertamente han dado resultados de estabilidad macroeconómica. A fin de cuentas el crecimiento se sigue manteniendo positivo aun cuando no responde a lo que el país necesita.

Guatemala no se puede dormir en esos laureles. Ya es tiempo de cuestionarse si las políticas existen per se para mantener una sola meta que es mantener la inflación baja, pero que al final las herramientas utilizadas para bajarla son las que sí están teniendo el efecto de bajar los precios, pero de los productos elaborados en otros países, y para colmo provocando el crecimiento del contrabando desde los países vecinos.

Las consecuencias están siendo destrucción de la actividad productiva y desincentivo a la inversión nacional y extranjera y lo que es peor, no creando oportunidades de empleo .En el interior del país donde todas las universidades han elevado la educación de muchos jóvenes, pero resulta que al salir no encuentran nada. El reto en el 2017 es muy fuerte en el campo económico. Es tiempo de innovar de revisar más allá de la zona de confort. Los responsables de esta tema deben de empezar a cuestionarse si la política aplicada por tantos años ha sido suficiente? ¿Es necesario reenfocarla? ¿Qué acciones se pueden adoptar en la política macroeconómica para generar el crecimiento económico inclusivo.