Economía

22 compromisos de transparencia y reforma fiscal

Parece que cada cierto tiempo la “cartelera” pública se va modificando, pasamos del caso de Cooptación de Estado a la “Reforma Fiscal”, una propuesta del Ejecutivo para incrementar impuestos específicos.

Por Álvaro Raúl Sarmiento

Al parecer también se quiere corregir el asunto de la Planilla del IVA, un tema que en su momento, muchos predijeron que la medida tendría un efecto perverso, es decir menos incentivos para usar la factura.

Si bien es cierto pocos puede negar un esfuerzo genuino, real y con resultados tangibles por modernizar a la SAT, liderado por el Presidente Morales con el Ministro de Finanzas y el Superintendente Solórzano, la oposición casi generalizada al aumento de impuestos tampoco debe ser una sorpresa para nadie y menos para el gobierno que seguramente ya cuenta con esa reacción digamos natural.

El esfuerzo por aumentar la recaudación fiscal, se contrasta con la imagen que tiene la mayor parte de la población, de gastos desmedidos, sueldos claramente sobredimensionados y tantos artefactos y caprichos que se han presentado en las audiencias de primera declaración, supuestamente pruebas de corrupción y pagados con nuestros impuestos.

Partiendo del supuesto que el gobierno no va a ceder fácilmente en su afán de incrementar algunos impuestos, es importante también que tenga claridad sobre el efecto positivo de mejorar sustancialmente en la transparencia del gasto público, a estas alturas del partido pocos aceptarán entregar cheques en blanco a ningún gobierno.

Lo que no implica únicamente mostrar cuadros contables que pocos entienden, va mucho más allá que eso, por ejemplo esta semana, estalló un verdadero escándalo político en México, ya que a raíz de una iniciativa de transparencia llamada 3de3, un famoso candidato presidencial hizo declaración pública donde no poseía prácticamente nada, ni cuentas bancarias, tarjetas de crédito, autos o vivienda. Algo imposible de creer.

El mismo día que se hizo público oficialmente el tema impositivo, el Presidente Morales aprobó en el Palacio de la Cultura el Tercer Plan de Acción de Gobierno Abierto 2016-2018, un evento donde participaron los jerarcas de los poderes del Estado, sociedad civil, cuerpo diplomático y USAID que ha brindado asistencia técnica. El evento pasó casi desapercibido en medios de prensa, lo cual indica la poca comprensión que puede tener esta herramienta para mejorar la gestión pública.

El Tercer Plan, contiene 22 compromisos específicos de instituciones gubernamentales —incluida la SAT por primera vez— para mejorar la transparencia y Rendición de Cuentas, algo que como repito en esta columna no puede ser una moda.

El Plan de Acción se construyó con una metodología prestablecida y conformada con cinco ejes temáticos:

1. Acceso a Información Pública 2. Participación Ciudadana 3. Rendición de Cuentas 4. Innovación tecnológica y 5. Transparencia Fiscal.

Una de las primeras acciones que se espera del Presidente es hacer públicos y muy notorios, los 22 compromisos y activar mecanismos de evaluación de su cumplimiento. Para el caso de la SAT uno de sus compromisos denominado ACCIONES PARA AVANZAR EN TRANSPARENCIA TRIBUTARIA contiene compromisos específicos, concretamente la “publicación en formatos de datos abiertos de: estadísticas tributarias e información del sistema electrónico de «Entes Exentos».

También “Publicación y divulgación de los estudios que realiza la SAT sobre evasión del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y del Impuesto Sobre la Renta (ISR), como mínimo.

“Institucionalización de un ejercicio público anual de rendición de cuentas para informar a la ciudadanía sobre los proyectos y metas propuestas en el plan de trabajo de la SAT para el período 2016-2020 y los resultados que se van alcanzando para el cumplimiento de su misión institucional, incluyendo las acciones de transparencia y combate a la corrupción. Todos estos compromisos antes de febrero del 2018.

Claro está, los compromisos se hacen para ser cumplidos, la ciudadanía, medios de prensa, tanques de pensamiento, academia, debemos estar pendientes de su cumplimiento, y exigir que se haga de una manera puntual y completa, es un aporte positivo a la rendición de cuentas y buen gobierno.