Economía

Pareja emprendió en negocio de muebles y accesorios

Ardek es  una empresa dedicada a fabricar accesorios y muebles decorativos para cualquier ocasión y se adapta de manera creativa al gusto de los clientes.

Por Sandra Vi

La familia Diaz Aguilar utiliza su creatividad para diseñar, decorar y construir productos únicos y de calidad. Sus planes son inaugurar su primera sala de ventas de la zona 1.
La familia Diaz Aguilar utiliza su creatividad para diseñar, decorar y construir productos únicos y de calidad. Sus planes son inaugurar su primera sala de ventas de la zona 1.

Además del amor a la arquitecta Ana Lucía Aguilar Aqueche y al mercadólogo Carlos Díaz los une su gusto por el diseño.

En el 2012, cuando aún eran novios, la pareja decidió innovar y darle un giro a su vida, y además de amorosa convertirla en una experiencia empresarial.

“Trabajé para varias empresas pero decidí independizarme. Carlos renunció a su trabajo, y fue cuando decidimos emprender juntos”, cuenta Aguilar.

Carlos, por su parte, refiere que eso lo obligó a salir de zona de confort.

“Por muchos años laboré para empresas y tenía garantizado un ingreso mensual; sin embargo, me tiré al agua y confié. Hoy no me arrepiento de la decisión que tomé”, recuerda.

Al emprendimiento le llamaron Ardek; pero con el proceso de innovación que tuvo la empresa decidieron agregarle las letras AD, que significa Arte y Decoración. Las letras también coinciden con las iniciales de sus primeros apellidos: Aguilar y Díaz.

Ellos cuentan que el emprendimiento ha pasado por épocas buenas y malas, y recuerdan que hubo meses de crisis económica, pero eso no los ha desanimado.

“Hemos pasado momentos difíciles, pero esas situaciones nos han ayudado para crear e innovar, y nuestros logros son más gratificantes porque el trabajo es propio”, concuerdan.

En el 2013 la pareja decidió contraer matrimonio y algunas decoraciones de la boda fueron fabricadas por Díaz.

En ese proceso se dieron cuenta de sus habilidades para trabajar la madera, como lo hacía su abuelo.

La familia fue creciendo, y a la par el del negocio. Al nacer su primogénita, decidieron que para la celebración del bautizo ellos mismos decorarían el evento.

Díaz elaboró una escalera pequeña para colocar los caramelos del bar de dulces y días después le propuso a su esposa que la vendieran a través de Facebook.

Sin imaginarlo vendieron la escalera y les pidieron 20 más.Fue así como comenzó la nueva etapa de Ardek AD, que en la actualidad combina la idea original del proyecto de arquitectura y diseño con la fabricación de rótulos, muebles auxiliares y adornos, entre otros.

Por no contar con espacio para la elaboración de los accesorios decidieron pedir ayuda a su familia. “Comencé a fabricar los productos el jardín de la casa de mi mamá”, recuerda Díaz.

El proyecto fue ganando éxito y decidieron crear una cuenta en Facebook para promocionarse, elaboraron un catálogo con los productos e incluyeron muebles, ya que los clientes les fueron enviando fotos de lo que deseaban.

“Realizamos un trabajo personalizado. Les hacemos modificaciones a los diseños, lo hacemos al gusto y necesidad del cliente”, dice Aguilar.

Algunos de sus clientes son organizadores de bodas, restaurantes, empresarios y personas que buscan decorar el hogar o una fiesta.

Mezclar el tiempo para trabajar y compartir con la familia ha sido otro reto para los empresarios.

“Cuando comenzamos a trabajar juntos en ocasiones discutíamos, pero hemos encontrado un balance y ahora tenemos definidas nuestras atribuciones”, rememora Díaz.

“Yo soy el pintor de brocha gorda y mi esposa es la artista. Ese amor que los dos tenemos por lo que hacemos es lo que hace tan especial nuestros productos”, afirma.

Para los emprendedores, salir de la comodidad y seguridad que les proporcionaba un trabajo fijo fue un reto. En la actualidad se sienten felices de trabajar en un proyecto propio.