Economía

Principales socios de Guatemala en crisis ¿Qué efecto tendrá?

México y El Salvador, socios estratégicos de Guatemala en negocios, empezaron el año con problemas que pueden agravar el clima de incertidumbre prevista para este año por la llegada de Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos.

Por Urías Gamarro

El ingreso de bienes de contrabando es una práctica que podría aumentar. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
El ingreso de bienes de contrabando es una práctica que podría aumentar. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los países vecinos comenzaron el año con problemas políticos y productivos, que pueden influir en el desempeño de la economía guatemalteca en este 2017.

En la primera semana del año, México experimentó una drástica devaluación —reducción o pérdida del valor de una moneda— del peso, situación que le da aún más fortaleza al quetzal.

La referencia de cotización del viernes último era que, por cada Q1, se reciben 2.85 pesos.

Acontecimientos

  • Países vecinos enfrentan incertidumbre derivada de sucesos políticos:
  • El presidente electo de EE. UU., Donald Trump, intervino en una inversión de una empresa automotriz en México.
  • Es la segunda compañía que desiste de invertir en ese país.
  • La medida serviría para mantener la mano de obra en Estados Unidos, según Trump.
  • El gobierno de El Salvador mantiene diferencias con el sector privado organizado.
  • En la actualidad, existe un enfrentamiento por el ajuste en el salario mínimo.
  • El Ejecutivo de ese país mantiene la posibilidad de aplicar una reforma fiscal.

Para el economista Mario García Lara, esa situación beneficia al consumidor guatemalteco por el abaratamiento de ciertos bienes y materias primas que se importan del vecino país y que luego se manufacturan.

“México siempre ha mantenido crisis y es algo que no debe alarmarnos demasiado. La situación, por el momento, no es extrema para que ocurra un impacto directo”, afirmó.

Por el lado de El Salvador, explicó García Lara, este país se encuentra en una profunda y estancada situación económica desde hace varios años.

El año pasado, la economía salvadoreña creció 2.5% luego de experimentar años en terreno negativo, según el Banco Central de Reserva.

El sector empresarial y el gobierno mantienen divergencias y el último tema de discusión es el salario mínimo, así como la posibilidad de aumentar impuestos a otras actividades productivas, indica La Prensa Gráfica de El Salvador.

“La economía de Guatemala se mantiene blindada, a pesar de que está en medio de dos países con problemas. El escenario es que no exista un mayor impacto”, señaló García Lara.

La política económica, señala que para este año se proyecta una recuperación en los precios de algunas materias primas, así como un crecimiento en las exporrtaciones del 6%, que para el caso de Centroamérica es de 7%, por lo que los indicadores son optimistas.

  • Efecto rebote

Alejandro Arango, gerente de la Red Nacional de Grupos Gestores —con sede en Quetzaltenago— afirmó que las situaciones en México y El Salvador podrían provocar un efecto rebote, que impactará en dos vías.

La primera es a la gran industria que está centralizada en el área metropolitana, ya que la devaluación del peso generaría un ingreso de mayor contrabando de algunos bienes, sobre todo para el hogar y alimenticios.

Esta situación golpeará los volúmenes de ventas de las empresas, que a su vez, se verán obligadas a recortar personal por la pérdida de ventas.

El siguiente impacto, según Arango, será para los productores de verduras y hortalizas que comercializan con El Salvador, quienes han reportado que la demanda del vecino país disminuyó en los últimos meses comparada con otros años.

Arango aseguró que en sentido contrario a estos dos elementos, se ha observado un impacto positivo en Quetzaltenango, Sololá, Totonicapán y Retalhuleu, que consiste en que las personas se ocupan en la venta de productos del contrabando.

“Suena duro, pero es la realidad. Muchas personas en el Occidente se emplean vendiendo contrabando. Lo que se necesita es formalizarlos, porque pueden tributar”, dijo.

En Guatemala, la economía informal llega al 70% de la fuerza laboral, pero hay departamentos donde supera el 80%, según el Instituto Nacional de Estadística.

Para García Lara, si los problemas internos de esos dos países se mantienen, podría haber consecuencias negativas para las empresas guatemaltecas que son proveedoras, compradoras y consumidoras de bienes y servicios producidos por aquellos.

Otro problema sería la ingobernabilidad y falta de confianza que generen las autoridades.

Para el caso de Guatemala, añadió, el escenario se mantiene vigoroso.

El producto interno bruto (PIB) de este año subiría entre 3% y 3.8%. Eso significa que la economía produciría de Q255 mil 628 millones a Q257 mil 612 millones.

Estados Unidos es el principal socio comercial de Guatemala, seguido de El Salvador, Centroamérica y México.