Economía

Baja inversión pública afecta a constructoras, nuevo estudio refiere que sector signfiica 9% del PIB

El sector construcción mantiene una tendencia a la baja impactado principalmente por la baja ejecución de la obra pública, indicó la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC) la cual pide que se dinamice la actividad estatal.

Por Rosa María Bolaños / Guatemala

Aun así, según el informe La huella económica del sector construcción y los impactos en la economía nacional (que elaboró el Central American Business Intelligence (Cabi), refiere que significa anualmente el 9.7% del Producto Interno Bruto (PIB).

El Banco de Guatemala (Banguat), dio a conocer ayer el comportamiento del PIB del primer trimestre del 2017 y refirió que el sector construcción creció 2.4%. Para el cierre del año se estima que signifique 2.8% del PIB, dato que se ajustó a la baja para el año.

Sin embargo según el estudio en mención, divulgado ayer, refiere que debido a la derrama económica que representa para otros sectores, que son proveedores, la construcción significó el 9.7% del PIB en el año 2015, por ejemplo.

En ese análisis se explica que por cada Q100 facturados por el sector construcción se hacen compras a proveedores por Q55.3 que se contabilizaba en el PIB de otros proveedores como industrias, servicios, comercio, químicos, minas y canteras, transporte, servicios de energía y agua, aparte del pago de salarios y otros, pero integrando todos los datos surge el resultado en menión.

Licitarán 49 proyectos

INFRAESTRUCTURA

El ministro de Comunicaciones, Aldo García, ve con optimismo el segundo semestre para la inversión pública en infraestructura, ya que el 13 de julio próximo será la recepción de ofertas para 49 proyectos.

Incluyen reposición de la capa asfáltica en unos 800 kilómetros y se estiman inversión de Q1 mil 800 millones en proyectos a cargo de la Dirección General de Caminos.

“Se va a sentir un empuje a la economía, además que cada proyecto genera unos 100 empleos directos y de 300 a 500 indirectos”, añadió.

Aparte, se espera la modificación del artículo 100 de la Ley del Presupuesto 2017, cuyo contenido actual tiene retenidas inversiones por Q1 mil 199 milones para 36 proyectos a cargo del Fondo de Solidaridad, y afectó la ejecución en el primer semestre, dijo García. Para agosto se espera llegar al 48% de ejecución y para diciembre, al 85%.

El sector incluye cuatro etapas como preparación del terreno, construcción, acondicionamiento y terminación de edificios.

En el estudio se establece que para una obra el construtor adquiere productos de al menos 24 industrias, comercios o proveedores.

Se denominan impactos de primer orden, como pago a proveedores, y el impacto de segundo orden como salarios, ingresos, utilidades del empresario.

El tamaño del mercado es de Q46 mil 391.59 millones en ventas. El 20%, unos Q9 mil millones) son del sector público y el resto del privado (Q37 mil 335 millones).

Óscar Sequeira, directivo de la cámara encargado de las estadísticas, refirió que “la obra pública está en su nivel histórico más bajo y es un aspecto que no permite despegar al sector construcción”.

Se añadió que se registra un deterioro en las inversiones del sector público en los últimos seis años, con caída del 50% respecto del 2009, cuando llegó a Q12 mil millones.

En el caso del privado, agregó que a pesar de los obstáculos de tramitología que está enfrentando se mantiene impulsando proyectos, aunque presentan rezagos de alrededor de un año.

José González-Campo, presidente de la Cámara de la Construcción, expuso que es necesario crear consensos para inversión pública en infraestructura y que no se trata solo de mejorar esa ejecución sino que “se haga bien, evitando la corrupción, pidiendo mejorar calidad de las obras” y que la agenda de país en infraestructura y vivienda social sea prioritario.

El 30% de lo facturado fue para construcción en la región metropolitana y el 70% en el resto de departamentos y provincia. Ese comportamiento “muestra el fenómeno de la urbanización del país”, se agregó.

La baja en el ritmo de crecimiento empezó en el 2009 y la tendencia se ha mantenido. Según Sequeira, con la actividad económica trimestral del sector que se registra “pareciera que estamos llegando al valle (el comportamiento más bajo)” pero esperan que en el segundo semestre se ejecute más y se logre crecer.