Economía

Exigen planes contra el contrabando

“El contrabando se ha convertido en un brazo del crimen organizado, por lo que pedimos una ley con más colmillos”, dijo ayer Roberto Herrarte, presidente de la Cámara Guatemalteca de Alimentos y Bebidas (CGAB).

Por Rosa María Bolaños / Guatemala

El miércoles 9 de agosto la SAT presentó al Gabinete Económico su propuesta de la política nacional contra el contrabando. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
El miércoles 9 de agosto la SAT presentó al Gabinete Económico su propuesta de la política nacional contra el contrabando. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Preocupados por el incremento que observan en este ílicito, los directivos de la Cámara hicieron un llamado al Gobierno para que se declare de interés nacional la iniciativa de ley que previene la defraudación y contrabando, presentada la semana pasada por la SAT.

El llamado también busca que el Congreso la apruebe de urgencia.

Según los datos presentados ayer por la CGAB, el contrabando ha aumentado de tal manera que los productos no solo se quetdan en Guatemala, sino que pasan hacia el norte de Honduras y El Salvador, según las cámaras empresariales de dichos países.

Herrarte dijo que los productos que entran por Acajutla son el aceite comestible, harinas y otros.

El aumento del contrabando y la falta de medidas por parte de autoridades se observan en operativos o decisiones judiciales que permiten que esas acciones ilegales sigan creciendo, dijo Herrarte.

Fortalecer acciones

Enrique Lacs, director ejecutivo de la CGAB, refirió  que la nueva ley de contrabando debe fortalecer las acciones coercitivas, como  la extinción de dominio de los bienes  de los involucrados y entablar un  proceso penal, además de que se  pueda procesar a aquellos funcionarios que no actúen en el tiempo y  de forma correcta. 
“Deben  tipificarse más claros  los delitos, ya que ahora un juez  permite a la gente llevarse el bus o el camión para que solo regrese a pagar los impuestos,  pero el delito ya esta cometido. Lo que se quiere atacar es una conducta mafiosa”, indicó.

La Gremial de Fabricantes de Alimentos y Bebidas, integrante de esa cámara, han presentado desde febrero del 2016 a la fecha, 16 denuncias por casos de contrabando, aunque solo seis han tenido avance, dijo.

Añadió que hay denuncias de buses que entran al país sin pasajeros, pero “cargados de productos de contrabando y los jueces lo que hacen es que liberan inmediatamente el bus”.

Según citaron, basado en un estudio de Fundesa del 2016, el contrabando supera los Q16 mil millones. Herrarte refirió que los productos que entran ilegalmente al país pagan hasta 27% menos en IVA, de esos 15% en México y 12% en Guatemala, lo cual hace que las empresas nacionales no puedan competir con igualdad.

“El aceite ya tiene arancel cero, pero no lo pasan legalmente porque no quieren pagar el IVA” y se estima que de cada 10 botellas en el mercado, siete son de contrabando, añadió.