Economía

Congreso recibe plan de gasto en medio de crisis

Congreso deberá conocer el proceso de gasto para el 2018 en un contexto político desfavorable generado por la controversia con Cicig y la solicitud de antejuicio.

Por Urias Gamarro / Guatemala

Guatemala ha vivido una crisis política en la última semana, debido a la decisión del presidente Jimmy Morales de retirar al jefe de la Cicig, mientras que el Ministerio Público gestiona un antejuicio en contra del mandatario por financiamiento ilícito. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Guatemala ha vivido una crisis política en la última semana, debido a la decisión del presidente Jimmy Morales de retirar al jefe de la Cicig, mientras que el Ministerio Público gestiona un antejuicio en contra del mandatario por financiamiento ilícito. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

La discusión en el Legislativo podría ponerse cuesta arriba, según expertos consultados por Prensa Libre, debido a la presión que generó el anuncio del presidente Jimmy Morales al haber declarado no grato al comisionado Iván Velásquez, además de la solicitud de antejucio en contra del mandatario.

El pliego de gasto que el Ministerio de Finanzas (Minfin) presentará el viernes próximo al Congreso, asciende a Q87 mil 672 millones —monto dado a conocer en junio pasado—.

Esto significaría un incremento de Q10 mil millones al monto vigente por Q76 mil 989 millones.

Antes de la crisis que comenzó la semana pasada, la Dirección Técnica del Presupuesto (DTP) efectuaba los últimos ajuste al proyecto, pero la versión final aún no se ha dado a conocer.

Complicado

Maynor Cabrera, experto en Finanzas Públicas, afirmó que la discusión del plan de gasto entra en un escenario complicado y negativo por la coyuntura.

“Pueda ser que exista una negociación entre el Ejecutivo y Legislativo, para hacer modificaciones a algunos candados, en el plano favorable. Pero si continúa la crisis es probable que no se camine de manera adecuada”, dijo.

Cabrera agregó que además del clima político existe otro factor, que se refiere a un escenario económico en desaceleración —ritmo de crecimiento menor— y que este ambiente contribuya a una menor actividad, la cual se reflejaría en los siguientes meses.

Audiencias

Dinámica

Una vez que el proyecto del Presupuesto ingrese a la Comisión de Finanzas se convocará a representantes técnicos de los ministerios, instituciones, entidades y otros sectores, que reciben fondos públicos para que justifiquen y expongan sobre sus programas de ejecución de gasto.

Adim Maldonado, presidente de esa sala, afirmó que este año se llevará a cabo esa dinámica en las reuniones, para lo cual se planteó un calendario para recibir a los técnicos en audiencias públicas.

En esas sesiones, participarán delegados de la Dirección Técnica del Presupuesto del Minfin con el objetivo de estudiar las asignaciones.

Las audiencias se celebrarán en octubre. Por ley el Congreso tiene hasta el 30 de noviembre para conocer el proyecto de gasto para el siguiente ejercicio.

“La situación ha empeorado y con mayor incertidumbre por lo que no hay un escenario favorable en la discusión como en el Presupuesto”, afirmó Cabrera.

El politólogo Jair Dabroy aseguró que por la situación actual y la posibilidad de que algunas bancadas se alíen pueden orientar el gasto en áreas de necesidad para buscar apoyo al presidente Morales, sobre todo en la provincia.

Agregó que esto se vería reflejado en proyectos de desarrollo municipal y departamental en aras de garantizarse el respaldo político de la población.

Otra perspectiva, dijo, será la posición que asumirá el Ejecutivo, y si las manifestaciones de descontento de la población tienden a incrementarse podría beneficiarse a los ministerios de la Defensa y Gobernación, que ya en este ejercicio se les abrió espacio presupuestario, aunque no se les transfirieron fondos. “En esta coyuntura, el Ejército puede ser un aliado estratégico”, afirmó.

Dabroy enfatizó que la dinámica actual tendrá incidencia en el actuar de algunas bancadas y los temas trascendentales de Estado podrían quedar de lado por la crisis.

“Una visión de desarrollo nacional no hay y pueda ser que algunas bancadas lo conozcan para intereses propios”, afirmó.

Adim Maldonado, presidente de la Comisión de Finanzas, descartó que la crisis actual influya en las discusiones del gasto público para el siguiente año.

“No se debe paralizar la agenda y hay que velar para que los programas de desarrollo continúen. No creo que la crisis vaya a influir en la discusión del Presupuesto y se pondrán normas presupuestarias para fortalecer las unidades ejecutoras”, afirmó.