Economía

Falta de vivienda en Guatemala se mantiene alta

En el último lustro, desde el 2011, el déficit de casas en el país creció a un ritmo del 3% anual, según datos del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV).

Por Byron Dardón Garzaro

En el país existe una alta demanda de vivienda. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
En el país existe una alta demanda de vivienda. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Estas cifras reflejan que, en el 2015, la falta de vivienda en el país sumaba 1 millón 598 mil 970 unidades, esto es, 53 mil 972 más que en el 2014, cuando alcanzó 1 millón 553 mil 390.

Según estos datos, el déficit cualitativo, que se refiere a las vivendas que no cuentan con servicios básicos o que necesitan mejoras sustanciales en aspectos como piso o techo, en el año referido sumó 1 millón 298 mil 220 unidades.

Además, se contabilizan 300 mil 750 viviendas que deberán construirse completamente.

Vivienda social

Aunque por muchos años los desarrolladores de vivienda se han orientado a los segmentos medio y alto de la población, en la actualidad, dijo Carlos Tabush, presidente del Fondo de Hipotecas Aseguradas (FHA), existe una enorme oportunidad para la vivienda social de bajo costo en áreas urbanas.





Junto con el CIV y la Asociación Centroamericana de Vivienda (Acenvi), Capítulo Guatemala, Tabush dijo que se busca promover inversión en vivienda social urbana de alta densidad.

Agregó que se pretende que se ofrezcan valores por unidad habitacional que cuesten menos de Q180 mil.

“El primer constructor que quiera producir apartamentos urbanos de bajo costo se convertirá en más grande, porque estaría atendiendo a un mercado mucho más voluminoso que todos los demás juntos”, dijo el ejecutivo del FHA.

Según Tabush, la mayoría de los constructores cree que por cada cliente que puede pagar US$100 mil hay 10 que pueden dar US$10 mil, pero la relación es que por cada uno de US$100 mil puede haber 500 que tendrían la posibilidad de pagar US$15 mil o US$20 mil.

Tabush agregó que se ha financiado a familias del sector informal aprobadas por el FHA, y que los bancos ya abren puertas a estos clientes.