Economía

Quetzal no puede competir con el peso mexicano

La llegada del tipo de cambio del peso mexicano al umbral de las 20 unidades por dólar preocupa a los industriales y exportadores nacionales, mientras que constituye una oportunidad para comerciantes y consumidores, que adquieren diversos productos a menor precio.

Por Byron Dardón y Alexander Coyoy

Archivado en:

Comercio Contrabando
Es usual observar en las márgenes del río Suchiate balsas que transportan mercadería desde el lado mexicano. (Foto Prensa Libre: Alexander Coyoy).
Es usual observar en las márgenes del río Suchiate balsas que transportan mercadería desde el lado mexicano. (Foto Prensa Libre: Alexander Coyoy).

El lunes pasado, por primera vez en la historia del vecino país, la moneda se cotizó en 19.6097 unidades por dólar, mientras que ayer el precio de la divisa mexicana se situó en 19.7211 por cada billete estadounidense.

Fanny D. Estrada, directora de Relaciones Institucionales de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), explicó que el problema básico es que por cada quetzal casi se reciben tres pesos.

Lea también: Cifras confirman cómo el desempleo golpea a jóvenes.

D. Estrada refirió que para comprar un dólar estadounidense se requieren casi 20 pesos, contra Q7.51 de la moneda nacional, “lo pone a los productos mexicanos muy baratos frente a los guatemaltecos”, puntualizó.

19.6097 

  • unidades por US$1 se cotizó la moneda mexicana por primera vez en su historia .

Lo anterior, agregó, resta competitividad al país y afecta a todos los productos que produce y no solo a los de exportación.

D. Estrada también llamó la atención sobre que los ingresos del Estado se ven afectados, porque las importaciones bajan de precio y se captan menos impuestos.

Esto sucede, explicó D. Estrada, en medio de una desaceleración de la economía mundial, ambiente en que el país pierde competitividad.

Contrabando


  • La devaluación galopante de la moneda mexicana sigue favoreciendo el comercio tipo hormiga en la frontera entre Guatemala y México.
  • Pero, a la par de los comerciantes, también el contrabando pasa en bicitaxis o triciclos y por el acostumbrado viaje en balsa en el río Suchiate.
  • Los comerciantes, quienes no se identifican por temor a ser perseguidos por las autoridades, comentan que por Q100 reciben 225 pesos, aunque hay días en que el tipo de cambio llega a 2.38 pesos por Q1.
  • La mayor parte del contrabando pasa por Tecún Umán con destino a la cabecera departamental de San Marcos, en donde cada vez que pasa un bicitaxi o un triciclero, pagan Q3 como impuesto a la comuna.
  • Entre los productos que más se contrabandean están cereales, golosinas, licores, gaseosas, cerveza, sopas instantáneas y aceites comestibles, entre otros.

Javier Zepeda, director ejecutivo de la Cámara de Industria de Guatemala (CIG), afirmó que la devaluación del peso mexicano es un factor externo sobre el que no se tiene control.

Agregó que el abaratamiento de los productos en México propicia e incentiva el contrabando.

Según Zepeda, a lo anterior se suma la falta de controles en las fronteras y la gran cantidad de puntos ciegos entre México y Guatemala.

Zepeda coincidió con D. Estrada en que por el precio de un producto en Guatemala se pueden comprar tres de similar calidad en México.

“El problema es que los comerciantes que viven en las poblaciones cercanas a México no pueden competir con los precios de los productos de contrabando”, señaló el director ejecutivo de la CIG.

Para Jaime Matus, directivo de la Cámara Empresarial de Comercio y Servicios (Cecoms), la depreciación del peso es positiva, porque evita que el combustible mexicano entre al país de contrabando.

El empresario agregó que otros productos derivados del petróleo, como los petroquímicos, y productos de consumo en general, tendrían precios más bajos.

Mientras tanto, en México, la preocupación es que un peso más débil pueda generar un aumento en la inflación.

Además de la caída de los precios del petróleo, el peso está afectado por un posible triunfo del candidato republicano, Donald Trump.