Economía

Esto dijo la empresa de energía después de la denuncia por corrupción

El contrato para la construcción de una línea de transmisión subacuática de energía en Río Dulce continúa en ejecución, aseguró ayer Ástrid Álvarez, presidenta del Grupo Energía de Bogotá (EEB).

Por Byron Dardón y Rosa María Bolaños

Ástrid Álvarez, presidenta del Grupo Energía de Bogotá, afirma que los compromisos se cumplirán.
Ástrid Álvarez, presidenta del Grupo Energía de Bogotá, afirma que los compromisos se cumplirán.

Álvarez respondió a Prensa Libre por correo electrónico, luego de que el domingo pasado un contratista colombiano denunció que le pidieron sobornos para lograr la adjudicación, parte de la Red de Transmisión (PET) de Guatemala.

La ejecutiva colombiana afirmó que, al margen de los señalamientos, la empresa que dirige tiene como objetivo honrar sus compromisos.

Denuncia

  • La semana pasada se conoció caso del soborno que pedían ejecutivos de Trecsa.
  • La denuncia dice que se pedía una comisión a cambio de adjudicar el contrato de construcción a una empresa para obras de tramo de red en Río Dulce, Izabal.
  • La denuncia fue presentada por Alonso Galindo, gerente de la firma Ingedisa, de Colombia, que en diciembre del 2015 presentó dos ofertas de construcción.
  • La licitación se efectuó y esa empresa fue adjudicada.
  • Transportadora de Energía de Centroamérica, S.A., (Trecsa) es filial de Grupo Energía de Bogotá, el cual ganó en el 2009 la licitacion para construir la línea de transmisión del PET por 875 kilómetros y 24 subestaciones, con una inversión calculada en US$374 millones.

“Hemos avanzado en los estudios de impacto ambiental y de ingeniería necesarios para obtener nuevos permisos que permitan ejecutar el paso”, refirió la ejecutiva.

En relación al caso de soborno, denunciado por Alonso Galindo, gerente de la compañía Ingeniería y Diseño, S. A., (Ingedisa) a la cadena Caracol, dijo que se encuentra en investigación por la Fiscalía General de Colombia, con base en el principio de extraterritorialidad que establece la legislación de ese país.

Agregó que según avancen las investigaciones será esa autoridad la que decida el momento en que se pida asistencia judicial extranjera a las autoridades de Guatemala.

Álvarez calificó la denuncia de positiva, pues fortalece el compromiso para un desempeño eficiente y transparente.

Los hechos denunciados tuvieron lugar durante la administración del exgerente de Trecsa de Guatemala, Héctor Orduz Prada, añadió Álvarez, quien dijo que la salida de este ejecutivo se dio con base en el artículo 64 del Código Sustantivo del Trabajo Colombiano, que se refiere a una condición por incumplimiento de lo pactado en el contrato.

La red eléctrica que construye Trecsa debió empezar a operar en su totalidad en septiembre del 2015, sin embargo se le aprobó por el Ministerio de Energía y Minas (MEM) una prórroga de dos años. 

En el caso del tramo de Río Dulce (Izabal), la linea aérea fue rechazada por la comunidad y empresarios que cuestionaban aspectos ambientales y el paso de naves por el lugar por lo que se decidió cambiarla por red subacuática.