Economía

Finaliza el año 2016

2016 termina pronto y por ello, es conveniente recapacitar sobre los asuntos internacionales más relevantes que ocuparon la atención en este año que finaliza.

Por Eduardo Sperisen-Yurt

Archivado en:

Eduardo Sperisen

Durante 2016, la inestabilidad en el Medio Oriente, en particular la guerra civil en Siria, fue posiblemente la amenaza más importante.

Como resultado de esta lamentable situación, la migración y los refugiados han generado cuadros impresionantes en los medios noticiosos. Este conflicto tiene su raíz en el Estado Islámico, grupo terrorista que se nutrió de los años prolongados de conflicto armado en Irak y en Siria.

La crisis de más de un millón de refugiados en el Mediterráneo hizo de la migración forzada, el tema actual más doloroso en el mundo. Según la ONU hay más de 232 millones de migrantes – políticos y económicos –, es decir, 3.2 por ciento de la población global.

La respuesta de los Estados que reciben a los refugiados, principalmente los de la Unión Europea, ha sido muy limitada y pone en duda la estabilidad del proyecto europeo. Es preocupante ver cómo se relaciona la percepción de los migrantes con el aumento del racismo y la xenofobia, especialmente en Alemania, Francia, Polonia y Reino Unido.

En 2016 se celebraron elecciones en varios países. En algunos de ellos, estos resultados podrían traducirse en virajes ideológicos importantes a mediano plazo.

El mapa político del mundo parece cambiar. En ese sentido, podemos mencionar algunas nuevas administraciones; por ejemplo, en Latinoamérica, el caso de Argentina donde el Presidente Macri tomo posesión en diciembre del año pasado y puso fin a doce años de gobiernos kirchneristas.

En Brasil, Michel Temer, asumió la presidencia en sustitución de Dilma Rousseff.

Pedro Pablo Kuczynski, fue electo Presidente de Perú en remplazo de Ollanta Humala; Danilo Medina, Presidente de República Dominicana, ganó las elecciones por segunda vez.

En Guatemala, Jimmy Morales asumió como Presidente y en Nicaragua fue reelecto Daniel Ortega.

En Norteamérica, Donald Trump ganó las elecciones presidenciales. Su victoria fue muy publicitada y sorpresiva, debido a su controversial campaña.

El impacto que tendrá su Administración en el mundo es aún difícil de evaluar.

Mientras tanto, en Canadá el año pasado acabó la hegemonía de los conservadores bajo un nuevo liderazgo liberal.

En Europa, Mariano Rajoy asumió la presidencia del Gobierno español, después de 10 meses de interinidad.

En Austria el ecologista Van der Bellen ganó las elecciones, mientras que en Italia, el Primer Ministro dimitió al perder el referéndum constitucional. En Francia, la disputa entre la derecha y la extrema derecha se ha profundizado, de cara a las próximas elecciones del año entrante.

En otras partes del mundo, tomaron posesión, entre otros, los presidentes de la República Democrática del Congo, Uganda y de Filipinas.

Un evento importante del año fue el sorpresivo voto a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, más conocido como BREXIT. Sus consecuencias aún son inciertas, tanto para los propios ingleses como para el futuro de Europa.

Entre los eventos alentadores de 2016, se pueden mencionar el logro de un acuerdo histórico en la Conferencia Internacional sobre Cambio Climático de París, para enfrentar la catástrofe ambiental.

Asimismo, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba.

Se vislumbra este acontecimiento como el principal cambio en el continente americano de los últimos cincuenta años.

En este año, se logró un inesperado acuerdo entre las principales potencias de occidente e Irán, sobre el programa nuclear de este último.

Se abrió así una puerta con un interlocutor necesario, en una de las zonas más conflictivas del mundo.

Otros signos de aliento, fueron la disminución de las tensiones en el mar de China meridional y en Ucrania oriental.

Por otro lado, la corriente del Niño causó fuertes sequías e inundaciones que impactaron el flujo de refugiados y el empobrecimiento de varias sociedades en Centroamérica.

Por su parte, la crisis humanitaria en África y Medio Oriente se acentuó principalmente por la falta de una adecuada atención.

Todo lo anterior puede tener un impacto significativo en los intercambios comerciales a escala mundial, sin embargo, para una apreciación más puntual sobre los eventos posibles en el comercio mundial del próximo año, será prudente esperar y ver por un tiempo adecuado que los acontecimientos que ahora preocupan se estabilicen.