Economía

INE actualiza sistema para calcular inflación

Con el objetivo de determinar con mayor exactitud el precio de la canasta básica de alimentos (CBA), la tasa de inflación y el sistema de precios de referencia, el Instituto Nacional de Estadística (INE) comenzó a levantar las muestras para hacer una revisión.

Por Urias Gamarro / Guatemala

La revisión del indicador que mide los precios genera dudas en algunos, mientras para otros es necesaria porque causa desconfianza su cálculo. (Foto Prensa Libre: Esbin García)
La revisión del indicador que mide los precios genera dudas en algunos, mientras para otros es necesaria porque causa desconfianza su cálculo. (Foto Prensa Libre: Esbin García)

La medición se da en medio del cuestionamiento del sector sindical, que considera que puede existir alguna intención de hacer modificaciones a los datos, sobre todo porque está por comenzar la discusión del salario mínimo para el 2018.

Las autoridades del Ministerio de Economía (Mineco) negaron esa posibilidad.

Medición no procede

Procedimiento

Para el economista Érick Coyoy, el IPC se diseña con base a una canasta de consumo promedio de los habitantes, la cual debe estar basada la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos Familiares (Enigfam).

El experto afirmó que pretender actualizar la composición del IPC y CBA sin hacer una Enigfam, es algo inapropiado, improcendente, sin fundamento técnico.

“Los hogares con el tiempo modifican sus patrones de consumo, pero si no se hace una nueva encuesta y se pretende actualizar la canasta básica, sería una información distorsionada y generaría duda de imparcialidad”, afirmó.

La última Enigfam que se hizo fue en el 2010 y es la base para medir el IPC y la canasta básica.

La intención de hacer una actualización de los indicadores que se utilizan para establecer el salario mínimo no es nuevo, recordó Rigoberto Dueñas, directivo de la Federación de Trabajadores Campesinos y Urbanos (Fecur) y en los últimos años se han dando algunos intentos.

“Lamentablemente la información pública del Estado hay que cotejarla y validarla con otros organismos o entes independientes porque pueden generar desconfianza”, aseguró.

El sindicalista dijo que están en alerta por la intensión de actualizar los datos que se utilizan como base para discutir el pago mínimo.

Afirmó que los resultados que refleje esta actualización deberá cotejarse con la banca central, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y los centros de investigación económica de las universidades de San Carlos de Guatemala y Rafael Landívar.

“Es un reconocimiento de fondo, porque los indicadores pierden actualidad y queremos conocer los patrones de consumo”, afirmó Giovanni Verbena De León, viceministro de Economía.

El funcionario afirmó que no hay intención de hacer cambios al costo de la CBA, ni existe algún sesgo sobre los resultados que pueda determinar el estudio.

La inflación —alza generalizada de precios en la economía— y el costo mensual de los alimentos, son indicadores que se utilizan para fijar el salario mínimo del siguiente ejercicio, y por años es una discusión que ha enfrentado con creces al sector empleador y trabajador en el seno de la Comisión Nacional del Salario (CNS).

¿Qué se mide?

La actualización, según Verbena, incluirá la CBA y la canasta vital, el índice de precios al consumidor (IPC), además, el sistema de precios de referencia —que se utilizará para efectuar las subastas publicas inversas—.

La metodología que levanta en campo el INE permitirá cotejar los precios que el productor comercializa con el intermediario, mayorista y consumidor final.

“Si hay factores que pesan en la actual CBA, que se mantienen no se va a cambiar. Sin embargo, la revisión permitirá determinar sí habrá que cambiar algunos productos”, advirtió Verbena.

Oscar Monterroso, gerente general del Banco de Guatemala, afirmó que “corresponde hacer la revisión como un procedimiento estándar”, el cual no se ha realizado en los últimos años, por la falta de presupuesto del INE en las fechas previstas.

“El IPC hay que revisarlo, porque hay nueva canasta, nuevo patrón de consumo o si las divisiones que se mide se mantienen o cambiaron a la baja o al alza”, explicó.

Edith de Molina, representante del sector empleador en la CNS, indicó que han entablado discusiones con el INE en la forma de cálculo del IPC y han encontrado puntos con los cuales difieren.

Entre esas diferencias es que hay hortalizas y frutas que son estacionales y al levantar la muestra el precio es alto. Otro es que hay productos que los hogares ya no consumen, y la última diferencia es que hay productos que en la lista siempre reflejan precios altos.