Economía

Ganaderos y agro quieren menos impuestos, el debate entre SAT y el Congreso

El debate por la iniciativa de ley de facilitación tributaria para la formalización del sector agropecuario se agudiza y enfrenta rechazo de la SAT.

Por Natiana Gándara

El sector del agro ha manifestado la necesidad de ser beneficiado con la rebaja de impuestos, para poder desarrollar sus actividades.
El sector del agro ha manifestado la necesidad de ser beneficiado con la rebaja de impuestos, para poder desarrollar sus actividades.

La Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) se opone a la mencionada propuesta con el argumento de un cambio a la iniciativa, a la que el sector le agregó 10 actividades agrícolas, además de que representaría un sacrificio fiscal anual de Q1 mil 156.34 millones.

Según la SAT, el monto equivaldría al 2.2% de la recaudación total.

Por medio de una carta fechada el 26 de enero, el superintendente, Juan Francisco Solórzano Foppa, expuso las deficiencias de la normativa

beneficios

  • Crea el régimen especial tributario para el sector agropecuario, llamado Retriagro, el cual sería administrado por la SAT.
  • Los contribuyentes conformarían 22 actividades, entre ellas café, cardamomo, hule, cereales y caña de azúcar.
  • Piden el pago del 1% para aquellos contribuyentes cuyo monto de venta anual sea igual o menor a Q50 mil.
  • Un importe fijo de Q500, más el 3% de Q50 mil con un centavo, hasta Q10 millones.
  • Facturas especiales por cuenta del vendedor o prestador del servicio retiene el impuesto.

Según el documento, la propuesta vulnera el principio de igualdad tributaria, no permite el control y fiscalización de las actividades que desarrolla el sector y tampoco contempla la obligación legal del uso de factura.

Ricardo Barrientos, analista en economía del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), enfatizó que la aplicación de la ley motivaría una dinámica perversa con un tributo abusivo.

El analista advirtió de que los más de Q1 mil millones de impacto en el fisco que señaló la SAT podrían duplicarse porque agregaron más actividades. “El impacto no sería el mismo”, afirmó.

Otro punto que resaltó Barrientos fue que el sector agropecuario se está “autorrecetando” un régimen fiscal ¿ más benévolo que el de un pequeño contribuyente.

“¿Quién va a creer que estos sectores son pequeños contribuyentes?”, expresó el analista.

El régimen del pequeño contribuyente es del 5% sobre ingresos brutos, y la ley contempla entre 1 y 3% máximo sobre los ingresos.

Ga

Mario Méndez, ministro de Agricultura, se pronunció al respecto y mostró apoyo a la iniciativa, ya que la considera una oportunidad para formalizar el sector.

“La SAT tiene su manera de ver las cosas, pero es necesario regularizar estas actividades”, dijo.

Algunas de las actividades que se agregaron a la iniciativa son café, cardamomo, hule, cereales, caña de azúcar, tubérculos, raíces, hortalizas y legumbres, plantas ornamentales, follajes y flores de corte.

José María Vera, presidente de la Federación de Ganaderos de Guatemala, afirmó que el sector agropecuario nunca ha pagado impuestos porque el 95% se encuentra en la informalidad.

El representante de ese grupo recalcó que pagar impuestos, así como se encuentran en la actualidad, los coloca en una desventaja competitiva y será el consumidor quien tendrá que cubrirlos.

“Si pagamos el 12% del IVA, agregado el ISR y otros, llegaríamos a un 18%. Imagínese, entonces, a qué precio llegarían los productos. Ese impuesto tendríamos que trasladarlo”, comentó Vera.