Economía

Recaudación aduanera en Puerto Quetzal

La semana pasada a través de distintos medios de prensa se hicieron públicas cifras sobre la recaudación fiscal durante los primeros ocho meses del año.

Por Álvaro Sarmiento

Los impuestos que provienen del comercio exterior son básicamente dos: Los derechos arancelarios y el IVA sobre importaciones. Para el presente año las previsiones de ambos impuestos suman Q17 millardos, lo que representa casi el 30% de todos los ingresos tributarios esperados para el presente año.

Las cifras preliminares, ya que todavía faltan cuatro meses del año, indican un “agujero” de Q1 mil 200 millones, sin embargo Abel Cruz Intendente de Recaudación de la SAT ha comentado a medios de prensa que durante el mes de agosto recién pasado, por primera vez en lo que va del año, se ha superado la meta en la aduana de Puerto Quetzal, la más importante del país en monto de recaudación.

Comentó que eso se debe –entre otros- al trabajo de un “equipo élite” que se ha asignado a ese puerto desde hace varias semanas. La experiencia ha sido tan positiva que también se implementará en Puerto Santo Tomás de Castilla, la segunda aduana del país, con una recaudación esperada de Q2 mil 629 millones.

Así las cosas, la lógica nos indicaría que en orden de importancia seguirían Express Aéreo, Central, Tecún Umán y el resto de puestos fronterizos.

Por otro lado, desde abril pasado la “Comisión Interinstitucional contra el Contrabando de la Defraudación Aduanera” (Coincon), institución conformada por la SAT, MINFIN, MINECO , MP y otras instituciones gubernamentales con el acompañamiento de gremios del sector privado, reportan ajuste e incautaciones de mercancías por un monto de Q47 millones, así como US$52 mil en efectivo.

En comunicado de la SAT, el Intendente de Aduanas Werner Ovalle informó que se está trabajando en una “coordinación público-privada, para formular una propuesta integral y presentar una iniciativa para crear una Política Nacional Contra el Contrabando y la Defraudación Aduanera”.

Los productos que han sido incautados en carreteras y puestos fronterizos en su mayoría son huevos y leche provenientes de México. La frontera con nuestro vecino del norte de casi 900 km es sumamente porosa y requiere inversiones bastante altas con equipo tecnológico de vanguardia en los actuales puestos fronterizos y medio centenar de pasos “ciegos”. Normalmente no hace falta un dron para observar esto, hace algunas semanas el Jefe de la oficina de Aduanas y Pasos Fronterizos de los EUA pudo observar en primera persona en Ciudad Hidalgo, México, el “Paso de Coyote” de los balseros que llevan personas o contrabando en tablones sobre neumáticos.

Claro está, que todas estas medidas no son populares especialmente en zona fronteriza donde poblaciones enteras dependen en buena medida de este comercio informal y las contramedidas no se dejan esperar. La semana pasada dos funcionarios de la SAT en Tecún Umán y agentes de la Dipafron de la Policía Nacional Civil fueron retenidos ilegalmente durante varias horas por personas armadas exigiendo la devolución de mercadería que fue retenida días atrás en Coatepeque. El proyecto de modernización de la SAT y el combate integral al contrabando también requiere reforzar las medidas de seguridad del personal, que al final del día corren altos riesgos por cumplir su trabajo diario en los puestos fronterizos o en operativos en carretera.

Por otro lado, la SAT junto al MAGA y la PNC están trabajando en la definición de un Protocolo de Revisión conjunta de mercancías. Este tema es una buena práctica internacional que busca integrar la inspección de la mercadería en un solo acto y evitar aperturas continuas de contenedores. Se trata de un paso obligado para el país que mejorará sustancialmente la operatividad en pasos de frontera y puertos.

Los productos de interés cuarentenario, por ejemplo cárnicos siempre son revisados en frontera por parte de SEPA-SENASA. La presencia de la SAT en dichas revisiones haría mucho más eficiente todo el trabajo ya que someterlo a una nueva revisión representa una seria complejidad operativa y que genera más costos.